BIENVENIDOS Y BENDECIDOS EN NOMBRE DE DIOS SEAN TODO/AS

Recuerden que "para los hombres y mujeres de fe, lo bueno de esto es lo malo que se está poniendo el mundo". Le desafío a "pensar en grande, a creer en grande, a hablar en grande, a hacer cosas grandes, pues tenemos al único Dios grande"

COPYRIGHT: DR. RAMON MURRAY

Datos personales

Mi foto
Miami, Florida, United States
El Dr. Ramón Murray (Teólogo, Filosofo, y Educador) nació en la Republica Dominicana el 23 de febrero de 1959. Adquirió su bachillerato en medios masivos de comunicación mención Artes Cinematográficas y Producción de Televisión en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). En el Faith Theological Seminary & Christian College en Tampa, Florida obtuvo su Maestría en Teología, Doctorado en Educación y Mass Comunicación, y su Doctorado en Filosofía y Consejería Pastoral y Familiar.Tambien tiene un doctorado en Teologia. Actualmente el Dr. Murray es el Presidente/ Fundador del Ministerio Misionero de Enseñanzas Bíblicas “Ancla de Salvación Internacional” en Miami, Florida donde pastorea una Iglesia. Al mismo tiempo se desempeña como Decano y profesor del Faith Theological Seminary, para el área hispana en Miami, Florida. Además es autor de los libros Manual Practico para el Ministerio Juvenil y Tu Martillo y Yo Clavo Nueva Teologia del Pensamiento Postneopentecostal.

domingo, 7 de marzo de 2010

Las drogas, uso, abuso y síndrome de abstinencia: como dejar las drogas.









Las drogas, uso, abuso y síndrome de abstinencia: como dejar las drogas
Las drogas son sustancias psicoactivas que afectan el sistema nervioso central, ya sean naturales o sintéticas. En el caso de las drogas depresoras, ralentizan el sistema nervioso central. Por eso, las drogas depresoras, por sus propiedades hipnóticas-sedantes-ansiolíticas, se usan para aliviar la ansiedad (aunque no para reducir el nerviosismo o la tensión causadas por el estrés diario). Por ejemplo, algunas drogas como las benzodiacepinas se usan también para tratar el insomnio, aunque en este caso no son efectivas más que durante unas pocas semanas. Además, muchas de estas drogas benzodiacepínicas y los denominados tranquilizantes se emplean también como relajantes musculares o para aliviar espasmos musculares. Otros usos extensivos de estas drogas, se encuadran en el tratamiento de algunos síntomas de la abstinencia de alcohol, en el tratamiento del pánico o de ciertos ataques convulsivos como la epilepsia. Las benzodiacepinas como drogas de fácil utilización, actúan rápidamente y son más seguras que los barbitúricos, por lo que han sustituido a éstos últimos y son la medicación preferida para la mayoría de desórdenes de ansiedad. En este sentido, el consumidor y su entorno deben saber como dejar las drogas, las causas, alternativas y tratamientos existentes.

El abuso de drogas
El hecho de que su prescripción esté tan extendida y que sea fácil conseguirlas ha propiciado que las benzodiacepinas y los tranquilizantes hayan ingresado en la escena de las drogas de abuso. Las benzodiacepinas, en este contexto, son consumidas de forma ilícita y en dosis altas por un gran número de poliadictos en todo el mundo, desencadenando efectos nuevos y peligrosos que no eran imaginados cuando las benzodiacepinas se introdujeron en la medicina, hace cincuenta años, como una panacea. En estas condiciones dejar las drogas puede ser bastante complicado sin la ayuda de un tratamiento especializado.

Algunas drogas benzodiacepínicas (tranquilizantes) más comunes
NOMBRE COMERCIAL PRINCIPIO ACTIVO
◊ Trankimazin ◊ Alprazolam
◊ Rivotril ◊ Clonazepam
◊ Valium ◊ Diazepam
◊ Altivan, Idalpren, Orfidal ◊ Lorazepam
◊ Dormicun ◊ Midalozam
◊ Noctamid, Loramet ◊ Lormetazepam
◊ Marcen, Sedotime ◊ Ketazolam
◊ Lexatín ◊ Bromazepam
◊ Tranxilium, Dorken ◊ Cloracepato
◊ Librium, Huberplex ◊ Clordiacepóxido
◊ Dormodor ◊ Flurazepam
◊ Serax ◊ Oxazepam
◊ Restoril ◊ Temazepam
◊ Alapryl ◊ Halazepam


¿Cómo dejar las drogas? Para superar la dependencia a las drogras benzodiacepínicas es preciso un exhaustivo control médico que contemple el tratamiento del síndrome de abstinencia, como objetivo principal para dejar el consumo de drogas. En ningún caso debe interrumpirse el consumo de las drogas o sedantes sin este control.

Una vez en el cerebro, estas drogas (las benzodiacepinas) actúan afectando al neurotransmisor ácido gammaaminobutírico (GABA), sustancia química que facilita la comunicación entre las células cerebrales. El GABA funciona disminuyendo la actividad cerebral, y con el consumo de benzodiacepinas, este neurotransmisor aumenta su actividad produciendo los efectos calmantes y ansiolíticos.

Con el uso prolongado de estas drogas (benzodiacepinas), el cerebro deja de producir su propia sustancia GABA y empieza a confiar en que la droga maneje las funciones de estos químicos naturales del cerebro, es decir, el organismo empieza a depender de las benzodiacepinas para funcionar “normalmente”. Por eso cuando se deja de consumir drogas, los sedantes, después de un tiempo prolongado, el organismo sin benzodiacepinas y sin las sustancias naturales que ha dejado de producir durante el consumo de la droga, sufre alteraciones, que son conocidas como síndrome de abstinencia.

En definitiva, el organismo se ha acostumbrado a la presencia de las benzodiacepinas (se ha vuelto dependiente) para activar el sistema de recompensa cerebral, y cuando cesa el consumo de esta droga, ese sistema de recompensa carece de la sobreestimulación habitual y, por tanto, no es capaz de activarse. El resultado es el síndrome de abstinencia, lo más opuesto a la calma, que se convierte en uno de los principales obstáculos para dejar las drogas benzodiacepinicas y cuyos síntomas físicos hacen que muchos adictos vuelvan a buscar estas drogas para no sentir el malestar. De hecho, para muchos investigadores, el temor al síndrome de abstinencia es uno de los motivos centrales para continuar consumiendo benzodiacepinas, junto al profundo y compulsivo deseo de droga que produce la adicción. Como exponen numerosos estudios éstos son además, los principales obstáculos para dejar las drogas.

Síntomas de la abstinencia de drogas benzodiacepínicas
Generalmente, el síndrome de abstinencia de una droga es el espejo de sus efectos primarios y por tanto, los síntomas de la abstinencia de las drogas benzodiacepinas son los opuestos a los efectos de estas sustancias. Estos síntomas incluyen incapacidad para dormir (el espejo de los efectos hipnóticos de las benzodiacepinas), ansiedad (el espejo de los efectos ansiolíticos), tensión y trastornos musculares (el espejo de sus propiedades miorrelajantes). La única excepción es que la propiedad de producir amnesia que tienen las benzodiacepinas no produce el efecto contrario (una mayor memoria) durante el síndrome de abstinencia, sino que por el contrario la abstinencia de benzodiacepinas cursa con un aumento del deterioro de la memoria y del funcionamiento cognitivo.

La gravedad y duración del síndrome de abstinencia de benzodiacepinas depende de la droga consumida, el patrón de uso, la dosis y la duración del consumo, las características de cada persona y del consumo de otras medicaciones. En general, el síndrome de abstinencia de benzodiacepinas se divide en abstinencia de dosis bajas y abstinencia de dosis altas.

Síndrome de abstinencia de dosis bajas: la dependencia física puede ocurrir con dosis bajas de benzodiacepinas. El tiempo de consumo necesario para producir síntomas de abstinencia es variable, y puede resultar difícil distinguir entre abstinencia y retorno de los síntomas preexistentes por los que se comenzó a usar benzodiacepinas. En pacientes que han consumido benzodiacepinas durante un largo tiempo a niveles terapéuticos, el síndrome de abstinencia puede ser bastante prolongado, pero no implica, normalmente, convulsiones u otros síntomas muy graves.

Este síndrome de abstinencia moderado se caracteriza por producir síntomas de ansiedad, irritabilidad, insomnio, pánico, inestabilidad emocional, y síntomas neurológicos como intolerancia a la luz y los colores brillantes, las aureolas de las luces en la noche y parestesias que tienden a trasladarse. Estos síntomas pueden persistir durante meses o años, desapareciendo gradualmente.

Síndrome de abstinencia de dosis altas: puede ocurrir después de tres semanas de consumo. La interrupción de sedantes-hipnóticos en personas que han estado usándolos en dosis altas puede producir deformaciones perceptuales, desmayos e hiperreactividad a estímulos externos, ataques con convulsiones y delirio, además de incluir los síntomas provocados por la abstinencia por dosis bajas de benzodiacepinas.

Leve: falta de apetito, ansiedad leve
Moderada: ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, pánico, temblores, sudoración, palpitaciones, disestesias, síndrome similar a gripe, alteraciones de la memoria
Grave: convulsiones, delirios, alucinosis
Como dejar las drogas en la desintoxicación de benzodiacepinas sin síndrome de abstinencia
En definitiva, el síndrome de abstinencia es un obstáculo fundamental para la recuperación de la adicción a las drogas benzodiacepínicas. Pero la desintoxicación sin síndrome de abstinencia es posible. El síndrome de abstinencia de las benzodiacepinas no es un comienzo ineludible de todo tratamiento para dejar las drogas, sino que por el contrario, puede ser evitado con una específica intervención y un tratamiento especializado para dejar las drogas.

Para evitar el síndrome de abstinencia, es necesario recuperar las funciones cerebrales que han resultado dañadas por la adicción a las benzodiacepinas. Pero esto no es posible con una desintoxicación “tradicional”. Las neuronas deben ser recuperadas con una intervención farmacológica que permita que el paciente no sufra ni síntomas de abstinencia ni ansia de consumo, al dejar las drogas, y que más allá de este procedimiento, permita también una recuperación de procesos cognitivos y afectivos que habían sido dañados, como la retención, la capacidad para leer, la conciencia o la serenidad.

Más información sobre como dejar las drogas, la abstinencia a las drogas benzodiacepínicas y tranquilizantes

TITULO : "Mal Uso o Uso Abusivo de Benzodiazepinas. El Papel del Clonazepam."

AUTOR : Kalina E.

CITA : Neuropsicofarmacología III:175-220, 1998.

REVISTA : [Clínica y farmacoterapéutica del "mal uso o uso abusivo" de moléculas benzodiazepínicas. El papel del clonazepam]

MICRO : Es necesario evitar el uso inadecuado de las benzodiazepinas y difundir la información correspondiente para disminuir los riesgos de dependencia. El clonazepam, por su eficiente acción ansiolítica, miorrelajante, antimaníaca, antiagresiva, su prolongado período de acción (disminuye el riesgo de rebote), su alta potencia y facilidad para asociarlo con otros fármacos, es una opción segura y que brinda una buena calidad de vida.



RESUMEN

Introducción

Numerosas causas determinan el "mal uso o uso abusivo de las benzodiazepinas (BZD)". Por un lado, la falta de educación médica continua, que en muchos casos responde a la crisis económico social que atraviesa nuestro medio. Las estructuras asistenciales públicas y muchas de las privadas tienden a favorecer este tipo de errores, dado que priorizan el rendimiento económico y no las necesidades asistenciales de los pacientes. Por otra parte, se trata de fármacos que, debido al incumplimiento de las leyes imperantes, en muchos casos son de venta libre. A ello debe sumarse la "mala praxis" de los empleados de las farmacias, que por tradición aconsejan determinado medicamento para aliviar ciertos síntomas. Por último, el ideal social actual del "hombre robot" -dormir poco, conciliar el sueño inmediatamente después de acostarse, despertarse y despabilarse instantáneamente, y comenzar a producir en cantidad, con alta eficacia, a cualquier costo y sin perder tiempo- exige "combustibles" de todo tipo para soportar condiciones de vida que no respetan las limitaciones inherentes a la condición humana; esto favorece el desarrollo de graves patologías vinculadas con la ansiedad y la depresión.

El presente trabajo tiene como principal objetivo contribuir con una reevaluación de la problemática surgida por el "mal uso" o "uso abusivo" de BZD y asistir al cuerpo médico en la corrección de estos errores. Finalmente, se exponen los procedimientos clínicos desarrollados para la desintoxicación y deshabituación, en caso de mal uso o uso abusivo de BZD.

Métodos

Mediante una revisión y reevaluación del uso de BZD se exponen los procedimientos de desintoxicación y deshabituación, junto con recomendaciones para el profesional tendientes a lograr un mejor manejo de este tipo de medicación.

Consideraciones acerca del uso de BZD

Somnolencia y cansancio son los efectos secundarios más comunes de las BZD. Se pueden presentar mareos, visión borrosa y sensación de inestabilidad (fundamentalmente en ancianos, en los que puede provocar confusión mental). Posiblemente, en la mañana posterior a la ingesta, el paciente tenga cierta somnolencia, conocida con el nombre de efecto residual o resaca matinal. Además de la sensación de sedación, también puede haber deterioro de la agudeza, la coordinación, la destreza motriz, la actividad mental y la memoria. Por ello, es necesario advertir a los pacientes acerca de estos efectos y aconsejarles no conducir vehículos u operar máquinas. Dado que discernimiento y memoria pueden verse afectados y luego deteriorarse, cabe recomendar el aplazamiento de decisiones importantes. Por otra parte, debido a que las BZD interactúan con el alcohol, las personas tratadas con ansiolíticos no deben tomar bebidas alcohólicas.

Un concepto a tener en cuenta es el de rebote, producido generalmente cuando al interrumpir la droga la condición subyacente se agrava. Eventualmente, el rebote del insomnio se puede aliviar, pero el paciente pudo haberse sentido tan angustiado que retoma la medicación, corriendo así el riesgo de uso por tiempo indefinido. Cabe señalar que el riesgo de rebote es mayor con las BZD de acción corta y de alta potencia, y que es común que este efecto se presente aun durante el día en los intervalos interdosis.

Otro concepto importante es el de abstinencia; es decir, síntomas que aparecen -y que no habían sido experimentados antes- con la suspensión brusca del fármaco. Se trata en general de síntomas corporales de ansiedad como temblores, palpitaciones, sequedad bucal, sensación de frío o calor, insomnio marcado, sensación de irrealidad o de estar fuera del propio cuerpo, cefaleas graves, dolores musculares, perturbaciones del sueño, pérdida de apetito y de peso, trastornos de la percepción (intolerancia a los ruidos molestos y a las luces brillantes, sensación de hormigueo o entumecimiento, inestabilidad, sensación de estar en movimiento, percepción de olores y gustos extraños). Algunos pacientes padecen depresión y en contadas ocasiones se presentan episodios convulsivos o psicosis paranoide.

Los síntomas de abstinencia constituyen la evidencia de la dependencia física; el cuerpo se ha acostumbrado tanto a los efectos de las BZD que no puede manejarse sin ellas. La dependencia física resulta de los cambios adaptativos en el sistema nervioso, que pueden estar relacionados al desarrollo de tolerancia. La tolerancia a la droga comprende un descenso en el efecto de una dosis dada durante el curso de su administración continuada, o bien la necesidad de aumentar la dosis para producir cierto efecto cuando se administra repetidamente. Con la administración crónica, todas las BZD producen tolerancia a los efectos sedantes y anticonvulsivos, sin desarrollar tolerancia al efecto ansiolítico. En la dependencia física, los síntomas menores son ansiedad, temblores, parestesias, insomnio y pesadillas. Síntomas menos comunes y más graves incluyen psicosis paranoide y convulsiones generalizadas, con el riesgo de muerte. Las señales de abstinencia pueden ser evidentes 24 horas después de discontinuar una BZD que es rápidamente eliminada de la sangre; en cambio, cuando se trata de moléculas que son eliminadas lentamente, aparecen luego de 2 semanas.

Muchos pacientes tratados con BZD durante períodos prolongados pueden experimentar algunos de los síntomas de abstinencia, pero en su mayoría no deben ser considerados adictos, siendo que han dependido de su medicación por razones médicas y bajo prescripción del profesional. Por eso, es necesario aclarar, dice el autor, que se denomina dependencia a una consecuencia del uso de ciertas sustancias necesarias para el tratamiento adecuado de una dolencia; y adicción al uso de una determinada sustancia que no tiene utilidad para el mantenimiento de la salud ni acción terapéutica alguna, pero que el individuo consume a pesar de que le sea perjudicial. De modo que el abuso puede ser considerado como la utilización de una sustancia farmacológica no compatible con las normas y las prácticas médicas, sociales o legales existentes.

Sin embargo, el mal uso y la preocupación por el posible potencial adictivo de la BZD las han colocado en la inadecuada posición de drogas dudosas, lo cual ha generado que médicos y pacientes muestren una considerable indecisión en cuanto al uso prolongado de estos compuestos. No obstante, las BZD correctamente utilizadas y bajo los criterios médicos preestablecidos no ofrecen riesgos. Su prohibición podría privar a la población de un excelente recurso para enfrentar patologías como ansiedad, manía, epilepsia, insomnio, entre otras.

En los casos de agudización de cuadros crónicos, y en los cuadros crónicos propiamente dichos, es necesario conocer las reglas básicas de desintoxicación y deshabituación.

En los casos leves, la táctica consiste en reducir gradualmente el fármaco, buscando que ello no altere ni perjudique las actividades habituales del paciente. Luego, evaluar el estado poshabituación, para verificar si es necesario enfrentar alguna otra problemática psiquiátrica o déficit cognitivo residual. El uso abusivo de lorazepam y alprazolam se incluye dentro de los casos de gravedad moderada, que pueden estar más cercanos a los leves o graves.

En los casos graves, los efectos secundarios perjudican la posibilidad de mantener una buena calidad de vida. Pueden configurar estados crónicos que, por los déficit cognitivos presentes, en los casos extremos se los llega a confundir con demencias (pseudodemencias tóxicas). El síntoma más dramático es la pérdida de la memoria, especialmente acentuado con el abuso de lorazepam y alcohol.

Durante los últimos años, a través de técnicas de diagnóstico por imágenes, se han registrado atrofias corticales y zonas de hipoflujo frontal y fronto-parieto-temporal en pacientes con abuso de alprazolam con o sin el agregado de alcohol.

Otro detalle a considerar es el hecho de que, en nuestro medio, los trastornos de ansiedad, seguidos por los cuadros depresivos, constituyen el mayor porcentaje de casos que requieren atención médica en salud mental. Además, la principal comorbilidad de la ansiedad es la depresión, que con frecuencia se medica de manera inadecuada y sólo con BZD, dado que en muchos casos es muy difícil establecer el límite entre una y otra. A esto se suma el hecho de la escasa formación profesional, y de que las primeras consultas por norma general no son con el psiquiatra, el profesional más idóneo para controlar este tipo de medicación. El profesional que no tiene un conocimiento profundo del manejo de este tipo de medicamentos (o los mismos pacientes) puede cometer serios errores: falta de monitoreo adecuado del paciente, escaso tiempo de atención, aumento indiscriminado de dosis, cambio de medicación (con el riesgo de tolerancia cruzada), asociación con alcohol. En estos casos, como primera medida, hay que elaborar un diagnóstico con la mayor precisión entre ambas patologías y establecer, de esta manera, el cuadro a tratar, dado que es común que los cuadros mixtos predominen en la consulta cotidiana. Es posible que el insomnio sea un síntoma de depresión, razón fundamental del fracaso de los sucesivos intentos de tratamiento con BZD. Pero para indicar el tratamiento propiamente dicho de la depresión es necesario desintoxicar y deshabituar al paciente a las BZD. Lo mismo ocurre con los síntomas de trastornos de la concentración que, en general, no son una consecuencia de los trastornos de atención propios del depresivo. El proceso de desintoxicación y deshabituación se debe realizar en una sala de internación adecuada, preparada para contener al paciente y ayudarlo a no reiterar sus prácticas anteriores. Cuando la ansiedad es muy intensa y es evidente el cuadro concomitante de depresión, se utilizan moléculas con acción ansiolítica. Para tratar el insomnio, entre diferentes estrategias, está el empleo de clonazepam y la supresión total en la dieta de las metilxantinas. Cuando el proceso está controlado y se trata de una depresión es necesario que se estabilice durante algunas semanas antes de reducir gradualmente las dosis de clonazepam. En cambio, si se trata de alguna modalidad de presentación de la ansiedad, conviene dejar estabilizar el cuadro por largos meses con la mínima dosis de BZD que sea eficaz.

Conclusiones

Para lograr un adecuado uso de las BZD cabe realizar una revisión en profundidad de su empleo, organizar campañas de educación para los médicos y la población, y establecer leyes que regulen su venta y distribución junto con medidas destinadas a su cumplimiento. También es necesario que los laboratorios que las comercializan informen, entre otras cosas, sobre formas de indicación y modalidades de retiro.




Resumen objetivo elaborado por el
Comité de Redacción Científica de SIIC
en base al artículo original completo
publicado por la fuente editorial.

Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC)
2002



Important Disclaimer: The drug information provided here is for educational purposes only. It is intended to supplement, not substitute for, the diagnosis, treatment and advice of a medical professional. This drug information does not cover all possible uses, precautions, side effects and interactions. It should not be construed to indicate that this or any drug is safe for you. Consult your medical professional for guidance before using any prescription

1 comentario:

  1. Quiero aportar con mi propia experiencia, después de haber vivido muchos años en adicción, En este momento tengo una gran responsabilidad con todas las personas que tengan el deseo ferviente de salir del mundo oscuro de las drogas. En base a herramientas y técnicas y con mi propio testimonio de que si se pude derrotar las DROGAS.....http://comoprevenirlasdrogas.wordpress.com/

    ResponderEliminar