BIENVENIDOS Y BENDECIDOS EN NOMBRE DE DIOS SEAN TODO/AS

Recuerden que "para los hombres y mujeres de fe, lo bueno de esto es lo malo que se está poniendo el mundo". Le desafío a "pensar en grande, a creer en grande, a hablar en grande, a hacer cosas grandes, pues tenemos al único Dios grande"

COPYRIGHT: DR. RAMON MURRAY

Datos personales

Mi foto
Miami, Florida, United States
El Dr. Ramón Murray (Teólogo, Filosofo, y Educador) nació en la Republica Dominicana el 23 de febrero de 1959. Adquirió su bachillerato en medios masivos de comunicación mención Artes Cinematográficas y Producción de Televisión en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). En el Faith Theological Seminary & Christian College en Tampa, Florida obtuvo su Maestría en Teología, Doctorado en Educación y Mass Comunicación, y su Doctorado en Filosofía y Consejería Pastoral y Familiar.Tambien tiene un doctorado en Teologia. Actualmente el Dr. Murray es el Presidente/ Fundador del Ministerio Misionero de Enseñanzas Bíblicas “Ancla de Salvación Internacional” en Miami, Florida donde pastorea una Iglesia. Al mismo tiempo se desempeña como Decano y profesor del Faith Theological Seminary, para el área hispana en Miami, Florida. Además es autor de los libros Manual Practico para el Ministerio Juvenil y Tu Martillo y Yo Clavo Nueva Teologia del Pensamiento Postneopentecostal. Creados Para Vencer, Como Llegar a Las Grandes Ligas

viernes, 12 de enero de 2018

General Wessin y Wessin usted tiene quien lo defienda ¡EL PUEBLO!

General  Wessin y Wessin usted tiene quien lo defienda ¡EL PUEBLO!


Por: Dr. Ramón Murray, Ph.D., Th.D., Ed.D. (Autor).

EE.UU., (Tribuna Dominicana) USA. Hace 52 años, la República Dominicana sufrió una de las divisiones más acentuadas  y profundas, que originaron el surgimiento de dos líneas de pensamiento, igual en ese momento sucedía a nivel internacional, la guerra fría entre Rusia y los Estados Unidos.  Esto nos llevó a una confrontación entre dominicanos, que concluyó con la intervención de los Estados Unidos el 28 de abril de 1965.
Dos líneas de pensamiento, dos líneas, una populista con tendencia a la opresión y otra democrática con tendencia a la libertad, dos líneas que desde cada ámbito lucharon y defendieron lo que entendían era lo más conveniente.  Unos asumieron que era mejor que el país transitara por los caminos pantanosos del comunismo y otro que luchaba porque el país se enrumbara por la línea de lo propio, de lo nuestro, sin intervención ni conducción, ni dirección de nadie, solo de los dominicanos.  Esto así, independientemente de la geopolítica norteamericana, una realidad para nuestro país, incontrastable.

Creo que cada quien jugó su papel, el que la historia le reservó, cada quien en cada sector luchó por lo que entendía era su causa.  Ahora bien, la realidad hoy día es que el fardo más pesado lo ha cargado el General Elías Wessin y Wessin.
General a quien la mediocridad de la gran mayoría de los historiadores, una prensa izquierdista, aun en el régimen de los de los 12 años de Balaguer y la maquinaria propagandística del comunismo, se planteó aniquilar políticamente. 
                                                                    
General cuyas acciones y desprendimiento a favor de la Nación han tratado de sepultar. Todo lo malo se ha dicho contra este baluarte de la democracia, pero yo digo que debieron de decir, que el Coronel Caamaño llegó con vida hasta la revolución, gracias que el General Elías Wessin y Wessin, le preservó la vida años anteriores ante la persecución de la jefatura de la Policía Nacional comandada por el Gral. Belisario Peguero.

Pero debieron recordar que el general Wessin, sufrió exilios, el primero al terminar la guerra civil, y el segundo al conspirar contra el gobierno de Joaquín Balaguer en el año 1971, quien años más tarde en la alianza PQD-PRSC de 1986 en el local de la Tiradentes del PRSC, reconoció haberse equivocado tras proclamar en un encendido discurso, que verdaderamente Wessin era un “gran patriota porque siempre que la Patria lo había necesitado daba un paso al frente.”

Dos exilios en los que el General Wessin y Wessin y su familia se mantuvieron gracias a la solidaridad de hombres y mujeres que reconocieron sus aportes a la libertad y democracia que hoy vivimos.  Que aportaban de manera sobria y sincera a su sustento, pues el General, a quien tanto se le ha vilipendiado y al que se le  han acumulado una sarta de mentiras maliciosas, solo cargó de aquel acontecimiento histórico que cumple 50 años, con  la virtud, el decoro y el atender el llamado a la Patria. No como otros “héroes” que han pasado una factura incuantificable de su supuestos méritos por la Nación.

Solo hay que ver todos los “comandantes” que tuvo la revolución del lado rebelde.  “Más comandantes que la guerra de guerrillas de los soviéticos en la II Guerra Mundial.” Perfil que decora el discurso mítico y fantasioso de los que se denominaron “constitucionalistas”, como pretexto a sus verdaderas intenciones.
En cambio Wessin,  nunca le pasó factura a este pueblo, el General humilde, el que se quedaba descalzo para darle zapatos a otros, el que se aparecía en el campito más apartado a  llevar una compra de alimentos y sabía dar el pésame a la más humilde de las familias dominicanas, el General que tuvimos la dicha de conocer y por eso testificamos aquí y en cualquier escenario.

Wessin 52 años después, representa la historia del heroísmo, del valor, de la entrega y del sacrificio, que unos aprecian y valoran, mientras otros rechazan porque su cosmovisión es marxista.
52 años después y Wessin esta presente en el futuro de la nación, pues si hoy tenemos un sistema de gobierno democrático, se debió a su nobleza y decisión firme de no permitir que se consumara un Estado socialista, pues si bien algunos hablaban de la vuelta al poder de Don Juan Bosch, lo cierto es que la estrategia final era otra.

52 años después… Elías,  el tiempo se ha encargado de limpiar tu nombre, esta vez no te llevamos las flores que se marchitan a tu tumba, porque estás presente en el corazón de los dominicanos nobles que amamos este país, por el cual te diste todo.

52 años después General y en posición de firmes, mi General, le hacemos el saludo y le decimos: Usted tiene quién lo defienda ¡EL PUEBLO!
¡Ese mismo pueblo de ayer y de hoy,  que cree en Dios y en la libertad!


Tomado de Pedro A. Cosma

No hay comentarios:

Publicar un comentario