BIENVENIDOS Y BENDECIDOS EN NOMBRE DE DIOS SEAN TODO/AS

Recuerden que "para los hombres y mujeres de fe, lo bueno de esto es lo malo que se está poniendo el mundo". Le desafío a "pensar en grande, a creer en grande, a hablar en grande, a hacer cosas grandes, pues tenemos al único Dios grande"

COPYRIGHT: DR. RAMÓN MURRAY

Datos personales

Mi foto
Miami, Florida, United States
El Dr. Ramón Murray (Teólogo, Filosofo, y Educador) nació en la Republica Dominicana el 23 de febrero de 1959. Adquirió su bachillerato en medios masivos de comunicación mención Artes Cinematográficas y Producción de Televisión en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). En el Faith Theological Seminary & Christian College en Tampa, Florida obtuvo su Maestría en Teología, Doctorado en Educación y Mass Comunicación, y su Doctorado en Filosofía y Consejería Pastoral y Familiar.Tambien tiene un doctorado en Teologia. Actualmente el Dr. Murray es el Presidente/ Fundador del Ministerio Misionero de Enseñanzas Bíblicas “Ancla de Salvación Internacional” en Miami, Florida donde pastorea una Iglesia. Al mismo tiempo se desempeña como Decano y profesor del Faith Theological Seminary, para el área hispana en Miami, Florida. Además es autor de los libros Manual Practico para el Ministerio Juvenil y Tu Martillo y Yo Clavo Nueva Teologia del Pensamiento Postneopentecostal. Creados Para Vencer, Como Llegar a Las Grandes Ligas

lunes, 29 de agosto de 2011

El pensamiento del hombre ateo (impío).APOLOGETICA





El pensamiento del hombre ateo (impío).

La anthroposatheosdianoialogía es el estudio del pensamiento del hombre ateo, el cual siempre ha negado la existencia de Dios. Otros han querido eliminar a Dios según su pensar y aun otros han querido sacarlo de sus pensamientos, formas de vida, en fin, quieren hacer cualquier cosa para olvidar y librarse de Dios, o usarlo solo cuando les conviene. Pero también en todas las épocas muchos hombres han levantado apologías a favor de ese Dios que se merece todo el respeto y amor de su creación.”.

Podemos definir apologética como la defensa de una persona, cosa, pensamiento, ideología o doctrina. Para todo lo que tengamos que defender, establecemos nuestra apología y nos convertimos en apologistas. Quienes llevamos la bandera del cristianismo defendemos una fe poderosa, la cual es el arma dada a aquellos que creen en el Dios todopoderoso. No se trata de la religión que Carlos Marx refirió como el opio de los pueblos, sino de un cristianismo que sigue a un Dios real.

Vivimos en un mundo moderno en el que muchas corrientes ideológicas religiosas dejan huellas indelebles que laceran mentes y corazones de individuos que se dejan derrotar por el síndrome del pecado.

En este mundo difícil y caído es donde el evangelio de Jesucristo, promovido por los cristianos, ha producido un impacto grande cambiando vidas, estremeciendo a los escépticos y aportando pruebas a aquellos que no creen en el poder de Dios. Es este poder el que ha hecho frente a todos los ataques demoníacos, incluidas las enfermedades, hambrunas y, como si fuera poco, a todas las corrientes ideológicas del materialismo dialéctico. Materialismo que ha golpeado al cristianismo, pero que jamás lo ha podido desviar porque no está fundado sobre una ideología sino sobre una fe viva en el fundador del cristianismo, Jesucristo.

Levantamos una apologética positiva, la cual pueda hacer frente a cualquier corriente que surja, ya que tomaremos tiempo para preparar criterios apologéticos para enfrentar todos los retos. No pretendemos dar herramientas solamente sino también enseñar a construirlas para la defensa. Como dice el proverbio chino: “Si le das a un hombre un pescado tendrá comida para un día, pero si le enseñas a pescar ese hombre tendrá comida toda la vida”.

G.C. Berkouwer afirma: “La apología no debe ser vista como un movimiento defensivo, sino más bien como un testimonio valiente y atrevido de la verdad en el poder de la fe cristiana, cuyo fundador es Jesucristo". (Dr. Ramón Murray/AGENCIAORBITA)

El Dr. Ramón Murray Ph. D. Th. D. Ed. D. es Teólogo, Filosofo, Educador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario