BIENVENIDOS Y BENDECIDOS EN NOMBRE DE DIOS SEAN TODO/AS

Recuerden que "para los hombres y mujeres de fe, lo bueno de esto es lo malo que se está poniendo el mundo". Le desafío a "pensar en grande, a creer en grande, a hablar en grande, a hacer cosas grandes, pues tenemos al único Dios grande"

COPYRIGHT: DR. RAMÓN MURRAY

Datos personales

Mi foto
Miami, Florida, United States
El Dr. Ramón Murray (Teólogo, Filosofo, y Educador) nació en la Republica Dominicana el 23 de febrero de 1959. Adquirió su bachillerato en medios masivos de comunicación mención Artes Cinematográficas y Producción de Televisión en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). En el Faith Theological Seminary & Christian College en Tampa, Florida obtuvo su Maestría en Teología, Doctorado en Educación y Mass Comunicación, y su Doctorado en Filosofía y Consejería Pastoral y Familiar.Tambien tiene un doctorado en Teologia. Actualmente el Dr. Murray es el Presidente/ Fundador del Ministerio Misionero de Enseñanzas Bíblicas “Ancla de Salvación Internacional” en Miami, Florida donde pastorea una Iglesia. Al mismo tiempo se desempeña como Decano y profesor del Faith Theological Seminary, para el área hispana en Miami, Florida. Además es autor de los libros Manual Practico para el Ministerio Juvenil y Tu Martillo y Yo Clavo Nueva Teologia del Pensamiento Postneopentecostal. Creados Para Vencer, Como Llegar a Las Grandes Ligas

martes, 30 de agosto de 2011

MUJERES EN EL MINISTERIO.











ESTE TEMA ES MUY ESPINOSO POR ESO ACLARO QUE LO QUE LEAN NO ES MI OPINION PERSONAL, YO CREO PERSONALMENTE POR CONVICCION EN EL MINISTERIO DE LAS MUJERES, YO HE VISTO COMO DIOS LAS USA A MILLARES DE ELLAS, SIN EMBARGO ACLARO QUE BIBLICAMENTE NO HAY UN LLAMAMIENTO PARA MUJERES EN CARGOS SACERDOTALES, PASTORALES,OBISPOS. PERO SI DIACONISA, Y SEGUIDORA Y AYUDADORA DE LOS PREDICADORES DEL EVANGELIO.LAS OPINIONES QUE LEERAN DE OTROS AUTORES PODRIAN SER POLEMICAS, SAQUE USTED SU CONCLUSIONES, SIN PELEARSE CON LA BIBLIA, O CON LOS ESCRITORES.SAQUE LO MEJOR DE TODOS Y LO DEMAS DEJELO TRANQUILO.
(DR.RAMON MURRAY)



Mujeres en el ministerio

"MUJERES EN EL MINISTERIO", Editado por Bonmidell y Robert Clóuse, Editorial Clie, Galvani 113, 08224 Terrasa (Barcelona), 2005, 236 páginas.

El ministerio de la mujer en la Iglesia constituye en nuestros días una manzana de discordia. Los contrarios, como el fundamentalista John Rice, con ideas que parecen sacadas de las cavernas, argumenta: "El feminismo en la Iglesia es una plaga que ha entristecido a Dios, que ha hecho inoperante su poder, que ha desilusionado a las personas y que ha causado la pérdida de confianza. No tengo ninguna duda -añade- de que millones de personas irán al infierno a causa de la práctica no bíblica de la predicación de las mujeres."

Los partidarios abordan el tema desde una perspectiva diferente. Suzette Duflo escribió, ya en 1965, estas palabras: "El Señor concede a la Iglesia, para su edificación y su misión, servidores hombres y mujeres .. En el ministerio de la Palabra no existe tareas especificas del hombre o de la mujer cuanto maneras de asumir dichas tareas. . En un momento en que la Iglesia está constantemente amenazada de convertirse en un getto cerrado en medio del mundo, este acceso de la mujer al ministerio pastoral podría suponer un portillo salvador."

Admitamos que es difícil articular una doctrina del papel de la mujer en la Iglesia siguiendo los escritos del Nuevo Testamento. Cristo no se pronuncia sobre el tema, Pablo no lo aclara. Por un lado se muestra enfático en el sí: "En Cristo no hay varón ni mujer (Gálatas 3: 28)". Por otro lado se refugia con la misma rotundidad en el no: "Vuestras mujeres callen en la congregaciones . Es indecoroso que una mujer hable en las congregación (1ª Corintios 14: 34- 35).

Estos y otros textos -no muchos- oscurecen el problema en lugar de aclararlo. Partidarios y contrarios del ministerio de la mujer en la Iglesia espigan versículos aquí y allá en apoyo de sus creencias, a veces empleando a cara de perro la Escritura inspirada.

Los editores Bonnidell y Robert Clouse han reunido a tres teólogos evangélicos y a una periodista, quienes tratan el ministerio de la mujer en la Iglesia desde perspectivas distintas, sacando conclusiones que difieren unas de otras.

POSTURAS TRADICIONALISTAS
Culver, pastor y profesor en varios seminarios evangélicos, se afianza en la postura tradicionalista. Inicia el primer capítulo del libro preguntando si las mujeres pueden enseñar a la Iglesia con la misma autoridad que tienen Pastores, Ancianos, Maestros y otros líderes congregacionales. Después de analizar e interpretar textos del apóstol Pablo en las epístolas a los Corintios y a Timoteo, concluye relegando el papel de la mujer al cuidado de los enfermos, enseñar a las mujeres jóvenes, desarrollar programas para niños y poco más. Termina con una cita que dice haber oído a miembros de iglesias donde él ha servido: "Poned a las mujeres al mando y en poco tiempo tendréis una Iglesia de mujeres; los hombres simplemente dejarán de ir"

La autora del segundo capítulo del libro, Susan Foh, graduada por el Westminster Theological Seminary de Inglaterra, no parece tener convicciones propias o no se atreve a declararlas. En 45 páginas de texto expone las posturas tradicionales, cita los argumentos de quienes se inclinan por un ministerio plural, hombres y mujeres, e interpreta los pasajes bíblicos que establecen la igualdad de sexos.

Susan Foh dedica varías páginas a discutir si eso de que el hombre es cabeza de la mujer se ha de interpretar en sentido excluyente, apartando la mujer del ministerio pastoral. Sin embargo, sus opiniones apoyan la doctrina conservadora. Afirma que las mujeres "no pueden ser pastoras, ni ancianas, ni ministras . En el culto de adoración pueden participar en todo menos en el periodo de instrucción y debate."

POSTURAS LIBERALES
Algo más liberal se muestra Walter Liefeld, pastor y profesor bautista, en el tercer capítulo de la obra. Este autor advierte que no es justo forzar los textos del Nuevo Testamento para hacerlos coincidir con las ideas preconcebidas en uno y otro bando. Aduce una serie de razones bíblicas y sociológicas para definir que "debemos desechar la idea de que las mujeres no son aptas para el ministerio."

Alvera MicKelsen, que escribe el último capítulo de "Mujeres en el ministerio", es profesora de Biblia y periodista. Justifica con textos bíblicos y argumentos humanos que los dones espirituales que Dios da a los hombres no son distintos a los que da a las mujeres.

Señala que a lo largo de la historia de la Iglesia Dios ha llamado a mujeres a posiciones de liderazgo y ha bendecido su trabajo. Esta teóloga y periodista cierra su participación en el libro enfatizando que no se debe poner limitaciones al pleno ejercicio de los dones de la mujer en la Iglesia. Haberlo hecho en el pasado "ha impedido que el Evangelio se extienda con todo su poder".

En resumen, un libro más dedicado a mantener la polémica que dura ya dos mil años.

Juan Antonio Monroy es escritor y conferenciante internacional.



TITULO: MUJERES EN EL MINISTERIO


Subtitulo: Una mirada a lo que dice la Escritura y a su práctica anti-Bíblica.


La Canción de 1964 de Bob Dylan “The times they are a-changin” (Los tiempos están cambiando), ciertamente reflejó el trastorno vivido en esa época. ¡Y muy pocos, por no decir ninguno, dentro de lo “establecido” podría reconocer que tan profundo sería movida la sociedad Americana en lo espiritual y lo político!


Durante esa época, la búsqueda de una enmienda de igualdad de derechos por parte del Movimiento de Liberación Femenino causó cierto alboroto. Y aunque yo creo que la mayoría de los hombres piensan en que la misma cantidad de paga debe darse por la misma cantidad de trabajo sin importar el sexo, el trauma social que produjo la gran cantidad de mujeres que formaron parte de la fuerza de trabajo durante la segunda guerra mundial causó un contragolpe que aún resuena en nuestros días. Desde siempre los hombres han sido quienes lleven el pan a la mesa familiar y cuando las mujeres (particularmente las mujeres casadas) se adentraron dentro de la competencia laboral, ¡no fueron muy bienvenidas del todo! Tal competencia fue vista por los hombres como una forma de “quitar la comida de la boca de sus hijos”. El código social no escrito era que se suponía que los esposos fuesen quienes proveyeran a su familia y el rol de la mujer era limitado al cuidado del hogar y de los niños. Así que si el trabajo fuera del hogar era necesario, o deseado por ella, es decir la esposa, tendrían que ser trabajos tradicionalmente dirigidos hacia la mujer.


Llámelo chauvinista si lo desea, pero fue la norma por muchos cientos de años. Y la destrucción de esa tradición durante la última parte del siglo veinte continúa teniendo serias consecuencias.


En un artículo de la Prensa Asociada titulado: “Líderes feministas y críticos están de acuerdo en que los tiempos están duros para el Movimiento De Liberación Femenina” (Tuscaloosa Noticias, 10 de Enero, 2004), los últimos dos párrafos de este artículo se leen como sigue:



“Las líderes feministas han fallado en seguirle el paso a los tiempos actuales”, dijo Christina Hoff Sommers, una representante del Instituto Americano de Empresas, cuyos escritos poseen criticas duras en contra de grupos como NOW (National Organization of Women) o ONM (Organización Nacional de Mujeres).



“Las mujeres han alcanzado igualdad con los hombres en la mayoría de los campos”, dijo ella. “Usted creería que las feministas y profesores de estudios a favor de las mujeres estarían celebrando, pero la realidad es que nunca habían estado tan impotentes como ahora” (Énfasis del autor)



¿Cuál usted cree sea la mayor razón para esta falta de celebración y júbilo? ¿Acaso no han alcanzado su propósito de estar a la par socialmente hablando con los hombres? Ciertamente han alcanzado su meta, sin embargo, viendo la realidad de las cosas, ¡se han dado cuenta que ser iguales a los hombres no logró concederles los deseos de sus corazones!



Mientras la batalla por la igualdad de derechos se llevaba a cabo y las legislaturas estatales debatían si incluir o no la enmienda de igualdad de derechos, leí que alguien había entrevistado a un representante del estado de la Florida. Este individuo particular había terminado un discurso emocional en el cual urgía que se votara en contra de dicha enmienda. Entonces el reportero que hizo está entrevista sintiendo que esto podría ser un artículo de noticias muy importante, le pidió que comentara más al respecto y nunca he podido olvidar la respuesta de esta persona. Básicamente su punto de vista era que, al igual que muchos de los hombres de la época, las mujeres eran el “sexo más justo”. Debían ser colocadas en un pedestal y ser tratadas con gran honor y respeto. Y el dijo, que ¡le dolería en el corazón tener que bajarlas de ese pedestal y colocarlas debajo en igualdad con el hombre!



Mis amigos, el ser caballeroso al parecer no ha desaparecido del todo y su degradación puede ser atribuida directamente a este trastorno social. El “techo de cristal” de la América Corporativa es algo del pasado puesto que las mujeres han tenido logros considerables en el mundo laboral del día a día. Sin embargo, muchas se han dado cuenta demasiado tarde de que han tenido que pagar un precio muy alto en el proceso. El llamado de sirena de una carrera creó un conflicto en su innato deseo de tener hijos el cual decidieron omitir. Ahora el reloj biológico a dejado de funcionar y la época de la maternidad les ha pasado por encima. Teniendo en si mismas heridas emocionales, frutos agrios que nunca sanaran. De estos nos surge la siguiente pregunta: ¿Valió la pena vencer la “opresión” social que representaba el hogar y el ser mujer?



Así que llegamos a la intención de este articulo. El caso de la igualdad dio tremendo ímpetu a una tendencia que había sido previamente un chorrito y lo convirtió en una inundación. Con su nueva autoridad encontrada en lo político y económico, las mujeres “liberadas” estaban determinadas a superar cada obstáculo impuesto ante ellas por una sociedad dominada por hombres chauvinistas.

Y lo superaron – incluso al punto que insistían ser ordenadas en el ministerio Cristiano. ¿Pero era esa forzada inclusión Escritural? ¡Absolutamente no!



Desde el principio Dios dio las instrucciones bien claras – a los hombres se les asigno la responsabilidad de ser la cabeza espiritual del hogar y cada uno será responsable delante de Dios por su conducta. A las mujeres se les relego a un cargo subordinado y la razón está claramente declarada por el Apóstol Pablo en su primera carta a Timoteo:

“La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. [12] Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. [13]Porque Adán fue formado primero,(C) después Eva; [14] y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. [15] Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia”. 1 Timoteo 2; 11-15 (VRV)

Un rol subordinado no significa en ninguna manera un cargo de inferioridad. Toda organización requiere del establecimiento de una estructura para que la misma funcione correctamente y esto es aplicativo tanto para la familia como para la iglesia local. Alguien tiene que estar al mando o el caos se apoderaría y Dios no dejo esa responsabilidad en duda. Los hombres no buscaron el liderazgo, sin embargo lo tenían -- ¡les guste o no! Así que prestemos atención particular al verso 12. Muchos hoy en día continúan acusando a Pablo de “odiar a las mujeres” a causa de estas palabras, ¡pero debemos tener en mente que estas palabras fueron inspiración divina! Jesucristo reveló la gran doctrina de la fe al Apóstol Pablo mientras estuvo andando en el desierto de Arabia y le adjudicó que la enseñase a los demás.



“Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo”. Gálatas 1; 11-12 (VRV)

“Ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco. Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días” Gálatas 1; 17-18 (VRV)

Así que si usted tiene algún problema con lo que el dijo, ¡usted está disputando con instrucciones directas dadas por el Hijo de Dios!



En ningún lugar del Antiguo Testamento y en ningún instante de la historia del mismo vemos que una mujer sirviera como sacerdotisa. El presbiterio y el servicio en el tabernáculo (Templo) estaba fuera de los limites de la mujer y esa prohibición permaneció incambiable durante esta época. Entonces cuando inicia la era del Nuevo Testamento, los Apóstoles, Pastores, Sacerdotes, Ancianos, Diáconos y Evangelistas fueron hombres exclusivamente. Cada uno llamado y señalado por el Espíritu Santo. Sus calificativos son señalados en los pasajes siguientes:



“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo. Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús”. 1 Timoteo 3; 1-13 (VRV)



“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”. Tito 1; 5-9 (VRV)

El termino “obispo” se refiere al oficio de ministro o pastor y el termino “anciano” se refiere a hombres que ocupan esa posición. Estos son los predicadores, evangelistas y misioneros – los cuales deben tener el llamado de Dios a estos ministerios. El termino “diácono” se refiere al oficio desempeñado por hombres de Dios seleccionados por la congregación para asistir a los ministros en las necesidades de la grey. La concordancia de Strong dice lo siguiente acerca de este oficio:

diakoneo, dee-ak-on-eh´-o; del Griego 1249 (diáconos); ser uno que atiende, ie. Esperar por (significando uno que atiende, amigo o (figuradamente) quien enseña); técnicamente actuar como un diacono Cristiano: - el oficio de un diacono es servir junto al ministro.

En Romanos 16:1, el apóstol Pablo dice acerca de Febe que es “diaconisa (diakonia, o servidora) de la iglesia de Cencrea” y de este verso muchos insisten en admitir que se trata de mujeres que ejercen el diaconado como tal. Pero en vista de las cualidades necesarias para ejercer este ministerio señaladas más arriba, nos da ha entender la naturaleza del servicio de Febe y no que ella sostenía dicho cargo oficial.

Algunos historiadores sostienen que a lo largo de la Historia de la Iglesia algunas mujeres han ocupado ocasionalmente el rol de “predicadoras”, pero fue sino hasta la Reforma Protestante y el nacimiento del “Metodismo” de John Wesley que las mujeres lo hacían, la predicación, en números significativos. Y esa excursión murió rápidamente – como se debía esperar – debido a la presión del literalismo Bíblico.

Sin embargo el Pentecostalismo revivió esta práctica y, como dijimos anteriormente, el movimiento feminista le dio un mayor empuje. Ahora denominaciones de “línea dura” están siendo presionadas a ordenar mujeres al ministerio.

¡Amados, esta situación hace un llamado a que ejercitemos el sentido común! ¿Aparenta razonable para usted que Dios permitiría que el machismo imperante de la época suprimiera a las predicadoras por más de 2000 años si hubiese sido su voluntad que ocuparan dicho puesto? Tal como dijo el apóstol Pablo: “ …!ay de mí si no anunciare el evangelio!” (1 Corintios 9:16b). Tal como dijo Jonah of old, ¡el que ha sido llamado a predicar no puede continuar estando callado!

Tarde o temprano tendrá que proclamar el mensaje y solo aquel que ha sido llamado para tales fines podrá apreciar este hecho. El deseo de predicar es ampliamente diferente al ardiente y consumidor llamado a hacerlo. Y aquellos que son consumidos por el llamado hallaran la forma de proclamar dicho mensaje, puesto que Dios mismo hará que esto sea así.

¿También no encuentra usted interesante que a medida que este fenómeno comienza a tomar fuerzas, la apostasía se está esparciendo como una plaga? Una no es necesariamente la causa de la otra, sin embargo personalmente creo que es un síntoma ineludible. La doctrina de las “Mujeres ministros” es una contradicción espiritual y aquellos que son engañados por la misma no son sabios.

Cualquier predicador llamado por Dios puede darse cuenta que, las damas han sido tradicionalmente la espina dorsal de cada iglesia local. Su fidelidad a la obra sobrepasa grandemente aquella del hombre promedio y su naturaleza compasiva es una cualidad indispensable a lo que refiere al servicio a Cristo. El comportamiento santo y casto de las mujeres cristianas ha servido por mucho tiempo de ejemplo de luz para que todos vean. Sin embargo el movimiento feminista abrió la caja de Pandora, por así decirlo, y en mi opinión el declive espiritual más grande de toda la historia que se haya dado lugar entre las mujeres que profesan la fe en Cristo.

Los hombres sin Dios por naturaleza son ásperos y se inclinan hacia lo profano -- ¿entonces que más hay de nuevo en esto? Una caída desde una posición cercana al fondo no es muy dramática o significativa. Pero cuando grandes masas de mujeres, muchas de las cuales fueron Cristianas, adjudican sus despreciados roles como símbolos de virtud y respeto – un masivo pero silente terremoto ha conmovido las fundaciones de nuestra sociedad. Tal como Adán y Eva adquirieron el conocimiento del bien y del mal, así las mujeres han caído a ser iguales a los hombres y que Dios tenga misericordia de nosotros.


Si usted ha aceptado a Jesucristo como su Salvador personal, pero ha sido muy tibio en su caminar espiritual con Él, usted necesita pedirle inmediatamente perdón y renovación. Él lo perdonará instantáneamente, y llenará su corazón con el gozo del Espíritu Santo. Entonces, necesita iniciar un caminar diario de oración y estudio personal de la Biblia.

Si usted nunca ha aceptado a Jesucristo como Salvador, pero ha comprendido Su realidad y el Fin de los Tiempos que se acerca, y quiere aceptar Su regalo GRATIS de la Vida Eterna, usted puede hacerlo ahora, en la privacidad de su hogar. Una vez lo acepte a el cómo Salvador, usted habrá Nacido de Nuevo, y tendrá el Cielo tan seguro como si ya estuviera allí. Entonces, podrá descansar seguro de que el Reino del Anticristo no lo tocará espiritualmente.

Si a usted le gustaría Nacer de Nuevo, vaya ahora a nuestra Página de Salvación.

Esperamos que haya sido bendecido por este ministerio, que busca educar y advertir a las personas, de modo que puedan ver el Nuevo Orden Mundial por venir -el Reino del Anticristo-en sus noticias diarias.

copiar, imprimir, distribuir o transmitir estos documentos de cualquier forma, mientras que los documentos no sean para la venta, no sean alterados y mantengan su significado original completo. © por David Servant

Capítulo Doce
Las Mujeres en el Ministerio

Ya que es del conocimiento de todos que las mujeres constituyen más de la mitad de la iglesia del Señor Jesucristo, es importante que entendamos el rol que Dios tiene para ellas dentro del cuerpo. En la mayoría de las iglesias y de los ministerios, las mujeres son vistas como trabajadoras de valor, pues ellas con frecuencia hacen la mayoría de las cosas en el ministerio.

Pero no todos están de acuerdo con los roles para las mujeres. Las mujeres con frecuencia están restringidas para trabajar en ciertas áreas del ministerio que tienen que ver con el liderazgo y la prédica dentro de la iglesia. Algunas iglesias aceptan el pastorado de las mujeres; otras iglesias no. Algunas iglesias permiten que las mujeres enseñen, en tanto que otras no. En ciertas congregaciones no se les permite a las mujeres que hablen durante los servicios de las iglesias.

Muchos de estos desacuerdos se deben a falsas interpretaciones de varias palabras que Pablo dijo acerca de los roles de las mujeres, las cuales se encuentran en 1 Corintios 14:34-35 y Timoteo 2:11-3:7. Estas escrituras serán el enfoque de nuestro estudio, particularmente al final de este capítulo.

Desde El Inicio
Para comenzar, vamos a considerar las escrituras desde sus primeras páginas que hablan acerca de las mujeres. Las mujeres, al igual que los hombres, son creadas a la imagen de Dios:

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27).

Por supuesto que sabemos que Dios creó a Adán antes que a Eva, y esto es, de acuerdo con Pablo, un hecho verdaderamente significativo (ver Timoteo 2:3). Consideraremos después el significado de este orden de la creación que Pablo explica; sin embargo, esto no prueba que los hombres son superiores a las mujeres. Sabemos que Dios creó a los animales antes que a los seres humanos (ver Génesis 1:24-28) y nadie diría que los animales son superiores a la gente.[1]

La mujer fue creada para ser la ayuda de su esposo (ver Génesis 2:18). De nuevo, esto no prueba su inferioridad, sino que sólo revela su rol en el matrimonio. El Espíritu Santo se nos ha dado como ayuda, pero Él no es inferior a nosotros. Al contrario, ¡Él es superior a nosotros! Y bien se puede decir que la creación de la mujer por parte de Dios, como ayuda del esposo, ¡prueba que los hombres necesitaban ayuda! Fue Dios el que dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo (ver Génesis 2:18). Esta verdad se ha comprobado en incontables oportunidades a lo largo de la historia al ver el fracaso de los hombres cuando carecen de la ayuda de sus esposas.

Finalmente, podemos notar desde las páginas iniciales de Génesis, que la primera mujer fue formada de la carne del primer hombre. Ella fue tomada de él, señalando el hecho de que a él le falta algo sin ella y que originalmente los dos eran uno. Más aún, lo que Dios separó llegaría a ser uno de nuevo por medio de la unión sexual, un medio que no sólo serviría para el propósito de la procreación, sino también para la expresión del amor y el disfrute del placer mutuo, razón por la cual los dos dependen uno del otro.

Todas las cosas acerca de estas lecciones de la creación, están en contra de la idea de que un sexo sea superior al otro, o de que uno tenga más dominio sobre otro.

Y sólo porque Dios ha diseñado diferentes roles para la mujer en el matrimonio o en el ministerio, esto no tiene nada que ver con su grado de igualdad con los hombres en Cristo, en quien “no hay hombre ni mujer” (Gálatas 3:28).

Las Mujeres en el Ministerio en el Antiguo Testamento
Tomando en cuenta las verdades anteriores, consideremos ahora algunas de las mujeres que Dios usó para lograr su divino propósito en el Antiguo Testamento. Es innegable, que Dios primeramente llamó a los hombres al ministerio durante el tiempo del Antiguo Testamento, igual que lo hizo durante el Nuevo Testamento. Las historias de los hombres como Moisés, Aarón, Josué, José, Samuel y David llenan las páginas del Antiguo Testamento.

Sin embargo, muchas mujeres, se levantaron en este tiempo probando que Dios puede escoger, llamar y usar a quien Él desee, y las mujeres que han sido equipadas por Dios, son capaces de hacer la tarea a la cual Él las ha llamado.

Antes de hablar específicamente de alguna de estas mujeres, debemos notar que cada gran hombre del Antiguo Testamento nació de una mujer y fue criado por ella. No habría existido un Moisés sin una mujer llamada Jocabed (ver Éxodo 6:20). No hubiera existido ninguno de los grandes hombres de la Biblia si no hubiera sido por las madres de estos hombres. A las mujeres se les ha dado la gran responsabilidad y ministerio digno de alabanza de criar a los hijos en el Señor (ver 2 Timoteo 1:5).

Jocabed no sólo fue la madre de dos hombres llamados por Dios, que eran Moisés y Aarón, sino también de una mujer llamada por Dios, la hermana de ellos, que era profeta y líder de adoración, la cual se llamaba María (ver Éxodo 15:20). En Miqueas 6:4, Dios le da la categoría de líder de Israel junto con Moisés y Aarón:

“Te hice subir de la tierra de Egipto, te redimí de la casa de servidumbre y envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María” (énfasis agregado).

Por supuesto, que el rol de liderazgo de Maria en Israel no era tan dominante como el de Moisés. Ahora, como profeta, Maria habló en el nombre de Dios, y pienso que es seguro el pensar que el mensaje de Dios a través de ella no sólo era dirigido a las mujeres, sino también a los hombres de Israel.

Una Mujer es Juez Sobre Israel
Otra mujer a la cual Dios levantó como líder en Israel fue Débora, quien vivió durante los tiempos de los jueces de Israel. Ella también era profeta, y fue una Juez de Israel con la misma igualdad de Gedeón, Jefté y Sansón mientras vivieron. Se nos informa que “los hijos de Israel acudían a ella en busca de justicia” (Jueces 4:5). Así que ella administraba justicia tanto para los hombres como para las mujeres. No puede haber error en lo siguiente: Una mujer le decía a los hombres lo que tenían que hacer, y Dios la ungió para eso.

Como la mayoría de las mujeres a las que Dios llama al liderazgo, Débora aparentemente enfrentó por lo menos a un hombre que tenía la dificultad de recibir la palabra de Dios a través de una mujer. Su nombre era Barac, y debido a que él estaba inseguro acerca de las instrucciones proféticas de Débora para ir a la guerra en contra de un capitán cananeo llamado Sísara, ella le informó que el honor de matar a Sísara sería para una mujer. Ella tenía razón. Una mujer llamada Jael es recordada en la Escritura como la dama que clavó una estaca a Sísara mientras éste descansaba (ver Jueces 4). La historia termina con Barac cantando a dúo con Débora. Muchos de los versos están llenos de alabanzas para Débora y Jael (ver Jueces 5), y fue así, tal vez, como Barac llegó a ser un creyente del ministerio de las mujeres.

Una Tercera Profetisa
Una tercera mujer conocida en el Antiguo Testamento como una profetisa muy respetada es Hulda. Dios la usó para dar sabiduría profética confiable e instrucciones a un hombre, el problemático rey de Judá, Josías (ver 2 Reyes 22). De nuevo podemos ver un ejemplo de Dios usando a una mujer para instruir a un hombre. Es muy probable que Hulda fuera usada por Dios en su ministerio con cierta regularidad, de otra forma Josías no hubiera tenido fe para creer lo que ella le decía.

Pero, ¿Por qué Dios llamó a María, a Débora y a Hulda como profetas? ¿Por qué no llamó a hombres?

Ciertamente Dios pudo haber llamado a hombres para que hicieran exactamente lo que ellas hicieron. Pero no lo hizo. Y nadie sabe por qué. Lo que sí debemos aprender de esto es que debemos ser cuidadosos de no encasillar a Dios cuando se trata de a quién Él ha llamado a un ministerio. Aunque Dios normalmente escogió a hombres para las tareas del liderazgo en el Antiguo Testamento, algunas veces Él escogió mujeres.

Finalmente, se debe notar que los tres insignes ejemplos anteriores acerca de ministerios femeninos en el Antiguo Testamento eran profetas. Hay algunos ministerios en el Antiguo Testamento a los que las mujeres nunca fueron llamadas. Por ejemplo, no hubo mujeres que hubieran sido llamadas a ser sacerdotes. Así, Dios podría reservar algunos ministerios exclusivamente para hombres.

Las Mujeres en el Ministerio en el Nuevo Testamento
Como dato interesante, encontramos también una mujer que fue llamada por Dios como profetisa en el Nuevo Testamento. Cuando Jesús tenía tan solo unos días de nacido, Ana lo reconoció y comenzó a proclamar que Él era el Mesías:

“Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada. Había vivido con su marido siete años desde su virginidad, y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén” (Lucas 2:36-38, énfasis agregado).

Note que Ana habló de Jesús a todos aquellos “que esperaban la redención de Jerusalén”, y por supuesto que esto incluía a los hombres. Por eso se puede decir que Ana enseñaba a los hombres acerca de Jesús.

Existen otras mujeres en el Nuevo Testamento a quienes Dios usa con el don de profecía. María, la madre de Jesús, está ciertamente dentro de ese grupo (ver Lucas 1:46-55). Cada vez que las palabras proféticas de María se leen en la iglesia, se puede decir que una mujer le está enseñando a la iglesia. (E indudablemente Dios honró a la mujer al enviar a su hijo a este mundo por medio de una mujer, algo que Él pudo haber hecho de cualquier otra forma).

La lista continúa. Dios dijo a través de la boca del profeta Joel que cuando Dios diera de su Espíritu, los hijos e hijas de Israel profetizarían (Joel 2:28). Pedro confirmó que la profecía de Joel fue ciertamente aplicable en la dispensación del Nuevo Pacto (ver Hechos 2:17).

Se nos dice en Hechos 21:8-9 que Felipe el evangelista tenía cuatro hijas que profetizaban.

Pablo escribió acerca de las mujeres que profetizaban en las reuniones de las iglesias (ver 1 Corintios 11:5). También está claro por el contexto que los hombres estaban presentes.

Con todos los ejemplos de la Escritura acerca de las mujeres usadas por Dios como profetisas y en la profecía, ¡ciertamente no tenemos ninguna razón para pensar que Dios no usa a mujeres en tal ministerio! Más aún, no existe nada que nos lleve a pensar que las mujeres no pueden profetizar a los hombres en el nombre de Dios.

¿Las Mujeres como Pastoras?
¿Qué ocurre con las mujeres que sirven como pastoras? Pareciera que el oficio de pastor-anciano-superintendente, Dios lo creó con la intención de que fuera llevado a cabo por hombres:

“Palabra fiel: Si algún hombre anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar” (1 Timoteo 3:1-2, énfasis agregado).

“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieras lo deficiente y establecieras ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé. El anciano debe ser irreprochable, marido de una sola mujer,” (Tito 1:5-6, énfasis agregado).

Pablo no dice expresamente que a las mujeres les es prohibido este oficio, así que debemos tener un poco de precaución en hacer una conclusión absoluta al respecto. Pareciera que existen numerosas mujeres que son pastoras-ancianas-superintendentes muy efectivas alrededor del mundo de hoy, particularmente en las naciones desarrolladas, aunque todavía sean muy pocas. Tal vez Dios ocasionalmente sí llama a mujeres a este rol cuando éste sirve a su Reino y sus sabios propósitos o cuando hay falta de líderes masculinos calificados. Es posible que actualmente muchas de las pastoras en el cuerpo de Cristo en realidad hayan sido llamadas a otro ministerio que sea válido bíblicamente para mujeres, como el oficio de profetas, pero debido al modelo de la iglesia de hoy, solamente se les permite funcionar en el rol de pastoras.

¿Por qué está el oficio de pastor-anciano-superintendente reservado para hombres? Si entendemos las funciones de este oficio, eso nos ayudaría a comprenderlo mejor. Uno de los requisitos de la Escritura para los pastores-ancianos-superintendentes es:

“Que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda honestidad, (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)” (1 Timoteo 3:4-5).

Este requisito tiene un gran sentido cuando nos damos cuenta que el anciano del Nuevo Testamento supervisaba una iglesia casera pequeña. Su rol era similar al de un padre que supervisaba su casa. Esto nos ayuda a entender el motivo por el cual el oficio pastoral era llevado a cabo por hombres, debido a que éste se asemejaba a la estructura familiar, la cual va en línea con lo que Dios diseñó, y el hombre es la cabeza del hogar, no la mujer. Hablaremos más de esto después.

¿Las Mujeres como Apóstoles?
Hemos establecido como conclusión que las mujeres pueden servir como profetisas (si han sido llamadas por Dios). ¿Pero qué pasa con otro tipo de ministerios? Es maravilloso el leer la salutación de Pablo en Romanos 16 donde él alaba a un número de mujeres que servían en el ministerio por el bien del Reino de Dios. Una de ellas pudo haber sido apóstol. En la siguiente cita, he enfatizado los nombres de las mujeres:

“Os recomiendo, además, a nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia en Cencrea. Recibidla en el Señor, como es digno de los santos, y ayudadla en cualquier cosa en que necesite de vosotros, porque ella ha ayudado a muchos y a mí mismo” (Romanos 16:1-2, énfasis agregado).

¡Qué respaldo! No sabemos con exactitud que ministerio tenía Febe, pero Pablo la llama “Sierva de la iglesia en Cencrea” y que ella “ha ayudado a muchos”, incluyendo a Pablo mismo. Sea lo que sea que ella hacía para el Señor, debió ser bastante importante para tener el respaldo de Pablo ante toda la iglesia de Roma.

A continuación leemos acerca de Priscila, quien junto con su esposo Aquila, tenían un ministerio tan importante, que eran apreciados por todas las iglesias de los gentiles:

“Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, que expusieron su vida por mí, a los cuales no sólo yo doy las gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles. Saludad también a toda la iglesia que se reúne en su casa. Saludad a Epeneto, amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo. Saludad a María, la cual ha trabajado mucho entre vosotros. Saludad a Andrónico y a Junias (o Junia como se traduce en la versión inglesa King James, en forma femenina), mis parientes y compañeros de prisiones. Ellos son muy estimados entre los apóstoles, y además creyeron en Cristo antes que yo” (Romanos 16:3-7, énfasis agregado).

Con relación a Junias, parece lógico el pensar que cuando una persona “es muy estimada entre los apóstoles”, puede que sea otro apóstol. Si la traducción correcta es Junia, entonces ella era una mujer apóstol. Priscila y María eran trabajadoras del Señor.

“Saludad a Amplias, amado mío en el Señor. Saludad a Urbano, nuestro colaborador en Cristo Jesús, y a Estaquis, amado mío. Saludad a Apeles, aprobado en Cristo. Saludad a los de la familia de Aristóbulo. Saludad a Herodión, mi pariente. Saludad a los de la familia de Narciso, los cuales están en el Señor. Saludad a Trifena y a Trifosa, que trabajan arduamente en el Señor. Saludad a la amada Pérsida, que tanto ha trabajado en el Señor. Saludad a Rufo, escogido en el Señor, y a su madre que lo es también mía. Saludad a Asíncrito, a Flegonte, a Hermas, a Patrobas, a Hermes, y a los hermanos que están con ellos. Saludad a Filólogo, a Julia, a Nereo y a su hermana, a Olimpas y a todos los santos que están con ellos” (Romanos 16:8-15, énfasis agregado).

Claramente, las mujeres pueden ser “trabajadoras” en el ministerio.

¿Las Mujeres como Maestras?
¿Qué ocurre con las maestras? El Nuevo Testamento no menciona a ninguna. Por supuesto, que la Biblia tampoco menciona a hombre alguno que hubiera tenido el llamado de maestro. Priscila (La que mencionamos anteriormente), esposa de Aquila, estaba involucrada en algún tipo de enseñanza por lo menos a una escala pequeña. Por ejemplo, cuando ella y su esposo escucharon a Apolos predicando un evangelio deficiente en Éfeso, “lo tomaron aparte y le expusieron con más exactitud el camino de Dios” (Hechos 18:26). Nadie puede negar que Priscila ayudara a su esposo a enseñar a Apolos, un hombre. Más aún, Pablo menciona dos veces a Priscila y a Aquila cuando escribe acerca de la “iglesia en su casa” (ver Romanos 16:35; 1 Corintios 16:19), y él los llama a ambos “colaboradores en Cristo Jesús” en Romanos 16:3. Existe poca duda acerca de que Priscila tuviera un rol activo en el ministerio al lado de su esposo.

Cuando Jesús Ordenó a las Mujeres a Enseñar a los Hombres
Antes de que hablemos de las palabras de Pablo acerca de que las mujeres debían guardar silencio en la iglesia y de su prohibición para enseñar a los hombres, consideremos una escritura que nos ayudará a hacer un balance en esto.

Cuando Jesús resucitó, un ángel le ordenó a por lo menos tres mujeres que instruyeran a los discípulos de Jesús. Estas mujeres recibieron la instrucción de comunicar a los discípulos que Jesús había resucitado y que se les aparecería a ellos en Galilea. Pero esto no es todo. Poco tiempo después, Jesús se apareció a las mismas mujeres y les ordenó que instruyeran a sus discípulos para que fueran a Galilea (ver Mateo 28:1-10; Marcos 16:17).

Primero, pienso que es importante el notar que Jesús se apareció primero a mujeres que a hombres. Segundo, si hubiera algo moral o fundamentalmente erróneo acerca de que las mujeres enseñaran a los hombres, uno podría pensar que Jesús no debió haberle dicho a mujeres que enseñaran a hombres acerca de su resurrección, una información para nada trivial, y una que Él pudo haber dado por sí mismo (y de hecho, después lo hizo). Nadie puede discutir este hecho: el Señor Jesús instruyó a mujeres a enseñar una verdad vital y a dar algunas instrucciones espirituales a algunos hombres.

Los Pasajes Problemáticos
Ahora que entendemos algo de lo mucho que la Biblia nos dice acerca de los roles de las mujeres en el ministerio, seremos más capaces de interpretar los “pasajes problemáticos” en los escritos de Pablo. Primero consideremos sus palabras acerca de que las mujeres debían guardar silencio en las iglesias:

“vuestras mujeres callen en las congregaciones, porque no les es permitido hablar, sino que deben estar sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender, pregunten en casa a sus maridos, porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1 Corintios 14: 34-35).

Algunos preguntan, por muchas diferentes razones, si éstas son realmente instrucciones de Pablo, o simplemente su cita de lo que los Corintios le habían escrito a él. Está claro que en la segunda mitad de esta carta, Pablo estaba respondiendo las preguntas que los corintios le habían hecho en una carta que ellos le habían enviado (ver 1 Corintios 7:1,25; 8:1; 12:1; 16:1,12).

Es más, en el siguiente verso, Pablo escribe lo que se puede considerar como su reacción a los corintios y su política de silencio para las mujeres en las iglesias:

“¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios, o sólo a vosotros ha llegado?” (1 Corintios 14:36).

En la versión “King James” este verso se traduce en una forma en la que Pablo parece estar más asombrado de la actitud de los Corintios:

“¿Qué?, ¿vino la palabra de Dios de vosotros? O ¿Vino sólo a vosotros?” (1 Corintios 14:36).

En cualquiera de los casos, Pablo indiscutiblemente está preguntado dos cosas retóricas. La respuesta a ambas cosas es No. Los corintios no eran los autores de la palabra de Dios ni la Palabra de Dios fue dada sólo a ellos. Las palabras de Pablo son naturalmente reprensiones contra su orgullo. Si las preguntas son su reacción a estos dos versos que inmediatamente les preceden, éstas parecen decir, “¿Quiénes piensan ustedes que son? ¿Desde cuando hacen ustedes los decretos relacionados a quién Dios puede usar para hablar Su palabra? Dios puede usar a las mujeres si Él desea, y tú te comportas como un tonto al silenciarlas”.

Esta interpretación parece lógica cuando tomamos en consideración que Pablo en la misma carta, ya había escrito acerca del modo apropiado para que las mujeres profetizaran en las iglesias (ver 1 Corintios 11:5), algo que requería que ellas no guardaran silencio. Más adelante, tan sólo unos versos después de aquellos versos en estudio, Pablo exhorta a todos los Corintios, 2 incluyendo a las mujeres, a “procurar profetizar” (1 Corintios 14:39). Por esto parecería bastante contradictorio que él hubiera dado una orden explícita a las mujeres a guardar silencio en las reuniones de las iglesias en el capítulo 14, versos 34-35.

Otras Posibilidades
Pero asumamos por un momento que las palabras en 1 Corintios 14:34-35, son las palabras originales de Pablo, y que él instruyó a las mujeres para guardar silencio. Entonces, ¿Cómo interpretaríamos lo que él dijo?

De nuevo, nos tendríamos que preguntar por qué Pablo creó esta orden para que las mujeres guardaran completo silencio en las reuniones de la iglesia, si en la misma carta él dice que ellas pueden orar y profetizar públicamente, aparentemente en las reuniones de las iglesias.

Además, Pablo ya sabía acerca de los muchos ejemplos bíblicos que hemos considerado y en los que Dios usa a mujeres para hablar Su palabra públicamente, incluso a hombres. ¿Por qué él les ordenaría completo silencio a aquellas que Dios con frecuencia había ungido para hablar?

De seguro el sentido común nos dice que Pablo no quería que las mujeres estuvieran en completo silencio en las reuniones de la iglesia. Recordemos que las reuniones de la iglesia primitiva eran en las casas y las comidas se compartían. ¿Podríamos pensar que las mujeres no decían nada desde el momento en que entraban a la casa hasta el momento en que salían? ¿Que ellas no hablaban mientras preparaban o comían la comida compartida? ¿Que ellas no le decían nada a sus hijos en todo este tiempo? Tal pensamiento parece absurdo.

Donde estuvieran “dos o tres reunidos” en el nombre de Jesús, Él estaría en medio de ellos (ver Mateo 18:20) constituyendo así, ciertamente, la reunión de la iglesia. Cuando dos mujeres se reunían en el nombre de Jesús, ¿no deberían hablarse unas a otras?

Si 1 Corintios 14:34-35 es verdaderamente la instrucción de Pablo, él simplemente estaba hablando acerca de un pequeño problema de orden en las iglesias. Algunas mujeres estaban fuera de orden de algún modo en lo que se refería a hacer preguntas. Pablo no quiso decir a las mujeres que guardaran silencio completo durante toda la reunión, como tampoco quiso decir, tan sólo unos versos antes, al dar instrucciones similares, que los profetas deberían también guardar silencio en la reunión:

“Y si algo le es revelado a otro que esté sentado, calle el primero” (1 Corintios 14:30, énfasis agregado).

En este caso, las palabras “calle el primero” significan “que se refrenen temporalmente de hablar”.

Pablo también instruyó a aquellos que hablaban en lenguas a guardar silencio si no había interpretación en la reunión:

“Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios” (1 Corintios 14:28, énfasis agregado).

¿Estaba Pablo instruyendo a esta gente a guardar completo silencio durante toda la reunión? No, él sólo les estaba diciendo que guardaran silencio si no tenían intérprete cuando hablaban en lenguas. Note que Pablo les dijo “callen en la iglesia”, la misma instrucción que él les dio a las mujeres en 1 Corintios 14:34-35. Así que, ¿Por qué debemos interpretar las palabras de Pablo hacia las mujeres acerca de guardar silencio en la iglesia como “Guardar silencio en toda la reunión”, y después interpretamos sus palabras hacia los que hablaban en lenguas desordenadamente como “refrenarse de hablar durante momentos específicos de la reunión”?

Finalmente, note que Pablo no se dirigía a todas las mujeres en este pasaje. Sus palabras sólo tenían aplicación a las mujeres casadas, porque a ellas se les instruyó a “preguntar a sus maridos en la casa” si tenían consultas. 3 Quizás, parte del problema, o todo el problema en sí, era que las mujeres casadas hacían preguntas a otros hombres que no eran sus propios esposos. Este tipo de escenario ciertamente pudo haber sido considerado inapropiado, y podía revelar un cierto grado de irrespeto y falta de sujeción a sus propios esposos. Si este era el problema del que Pablo hablaba, este pudo ser el por qué él basaba su argumento en el hecho de que de que las mujeres deberían someterse (naturalmente a sus esposos), como la ley lo revela en muchas formas desde las primeras páginas de Génesis (ver 1 Corintios 14:34).

En resumen, si Pablo está verdaderamente dando instrucciones acerca de que las mujeres guarden silencio en 1 Corintios 14:34-35, él sólo le estaba diciendo a las mujeres casadas que guardaran silencio cuando querían hacer preguntas en los momentos inapropiados o en una forma en que se irrespetara a sus esposos. De lo contrario, ellas podían profetizar, orar y hablar.

El Otro Pasaje Problemático
Finalmente llegamos al segundo “pasaje Problemático”, que se encuentra en la primera carta de Pablo a Timoteo:

“La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. No permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Pues Adán fue formado primero, después Eva, y Adán no fue engañado, sino que la mujer siendo engañada, incurrió en trasgresión” (1 Timoteo 2:11-14).

Con seguridad Pablo, sabía que María, Débora, Hulda y Ana, cuatro profetisas que hablaron por medio de Dios a los hombres y a las mujeres, enseñaron efectivamente la voluntad de Dios. Con seguridad él sabía que Débora, una juez de Israel, ejercía cierto grado de autoridad sobre los hombres y las mujeres. Con seguridad él sabía que Dios había dado de su Espíritu en el día del Pentecostés, cumpliendo parcialmente la profecía de Joel de que en los últimos días Dios iba a poner de su Espíritu sobre toda carne y así los hijos e hijas profetizarían la palabra de Dios. Con seguridad él sabía que Jesús le había ordenado a varias mujeres a llevar su mensaje a Sus discípulos. Con seguridad él sabía, debido a sus propias palabras de aprobación, escritas a la iglesia de los corintios, que las mujeres podían orar y profetizar durante las reuniones de la iglesia. Con seguridad él recordaba que él le había dicho a los corintios que cualquiera de ellos podía recibir una enseñanza del Espíritu Santo para compartir con el resto del cuerpo (ver 1 Corintios 14:26). Así que, ¿qué intentó decir él cuando escribió esas palabras a Timoteo?

Note que Pablo habla de dos hechos relacionados con Génesis como base para su instrucción: (1) Adán fue creado antes que Eva y (2) Eva y no Adán fue engañada y cayó en trasgresión. El primer hecho establece la relación apropiada entre el esposo y la esposa. Como se había enseñado por el orden de la creación, el esposo es la cabeza, algo que Pablo enseña en otra parte (ver 1 Corintios 11:3; Efesios 5:23-24).

El segundo hecho que Pablo menciona no quiere decir que la mujer es engañada más fácilmente que el hombre, porque no lo es. De hecho, debido a que hay más mujeres que hombres en el cuerpo de Cristo, se podría decir que los hombres son más propensos a ser engañados que las mujeres. Más bien, el segundo hecho muestra que cuando el orden que Dios ha creado para la familia se ve afectado, Satanás puede entrar en ésta. Todo el problema de la humanidad comenzó en el jardín cuando la relación entre el hombre y la mujer perdió su orden y la esposa de Adán no se sometió a él. Adán debió haberle comunicado a su esposa la instrucción acerca del fruto prohibido (ver Génesis 2:16-17; 3:2-3). Sin embargo, ella no obedeció la instrucción. En cierto sentido ella ejerció autoridad sobre él cuando le dio el fruto prohibido para comer (ver Génesis 3:6). En este caso no se trataba de Adán liderando a Eva; era Eva liderando a Adán. El resultado fue un desastre.

La Iglesia—Un Modelo de la Familia
El orden de Dios para la familia ciertamente debería ser demostrado por la iglesia. Como lo dije antes, es importante tener en mente que por los primeros trescientos años de la historia de la iglesia, las congregaciones eran pequeñas. Se reunían en casas. El pastor-anciano-superintendente era como el padre de familia. Esta estructura de la iglesia que Dios ordenó se parece mucho a la familia, y de hecho era una familia espiritual, en donde si una mujer lideraba, podía quizá enviar un mensaje erróneo a las familias dentro y fuera de la iglesia. Imagine a una mujer pastora-anciana-superintendente que enseñara regularmente en una iglesia casera, y su esposo se sentara obediente, escuchando su enseñanza y se sometiera a la autoridad de ella. Esto iría en contra del orden de la familia que Dios creó, y se daría un mal ejemplo.

Esto es lo que las palabras de Pablo querían decir. Note que estas palabras se encuentran muy cerca del contexto de los requisitos para ancianos (ver 1 Timoteo 3:1-7), uno de los cuales era que la persona fuera un hombre. También se debe notar que los ancianos deben enseñar con regularidad en la iglesia (ver 1 Timoteo 5:17). Las palabras de Pablo en cuanto a que las mujeres callaran al recibir la enseñanza sin ser ellas las que enseñaran o ejercieran autoridad sobre los hombres, están obviamente relacionadas con el orden apropiado de la iglesia. Lo que él describe como algo inapropiado para las mujeres, en parte o como un todo, es tener el cargo de pastor-anciano-superintendente.

Esto no quiere decir que una mujer/ esposa no puede, bajo la sumisión de su esposo, orar, profetizar, recibir una breve enseñanza para compartir con el resto del cuerpo, o hablar en general durante las reuniones de la iglesia. Todo esto ella lo puede hacer sin tener que violar el orden divino de Dios, como también ella puede hacer todas estas cosas en la casa sin violar el orden de Dios. Lo que a ella se le prohibía en la iglesia era nada más y nada menos que lo que a ella se le prohibía hacer en la casa—ejercer autoridad sobre su esposo.

También notamos en los versículos siguientes que las mujeres podían servir en el oficio de diaconisas como también los hombres servían de diáconos (ver 1 Timoteo 3:12). Servir en la iglesia como un diácono, o como una sierva, pues es lo que esta palabra quiere decir, no implica ninguna violación del orden de Dios entre los maridos y sus esposas.

Esta es la única forma en que puedo ver armonía en las palabras de Pablo en 1 Timoteo 2:11-14 con lo que el resto de la escritura enseña. En todos los pasajes de la Escritura que hemos visto acerca de cómo Dios usa a las mujeres, ninguno sirve como modelo de la familia como sí lo hace la iglesia, y por esto ninguno violó el orden de Dios. En ninguna parte encontramos un modelo inapropiado de esposas imponiendo autoridad sobre sus esposos en el escenario de familia. De nuevo, imagine una pequeña reunión de varias familias en una casa y la esposa a cargo de esta reunión, enseñando y supervisando todo mientras su esposo tranquilamente se sienta y se somete al liderazgo de ella. Esto no es lo que Dios desea, pues va en contra del orden que Dios creó para la familia.

Aunque Débora era juez de Israel, Ana le habló a los hombres acerca de Cristo, y María y sus amigas le dijeron a los discípulos acerca de la resurrección de Jesús, ninguna de ellas dio un mensaje erróneo o en una forma inapropiada que fuera en contra del modelo de la unidad familiar. Las reuniones regulares de la iglesia pueden ser un escenario único en donde existe un gran peligro para enviar un mensaje erróneo si las mujeres/ esposas ejercen autoridad y enseñan con regularidad a los hombres/ esposos.

En Conclusión
Si tan sólo nos preguntáramos, “¿Qué podría estar básicamente erróneo con que las mujeres trabajen en el ministerio, sirviendo a otros con sus corazones llenos de compasión y usando los dones que Dios les ha dado? ¿Qué principio moral o ético se puede violar?” Entonces entendemos que la única violación posible de un principio sería si el ministerio de una mujer de alguna forma violara el orden de Dios en cuanto a las relaciones entre hombres y mujeres, esposos y esposas. En los dos “pasajes problemáticos” que hemos considerado, Pablo apela al orden divino del matrimonio como la base de su preocupación.

Nos damos cuenta, entonces, que las mujeres están restringidas del ministerio únicamente en un grado muy pequeño. En muchas otras formas, Dios quiere usar a las mujeres para su gloria, y Él ha hecho esto por miles de años. La Escritura nos habla de muchas contribuciones positivas que las mujeres han hecho para el Reino de Dios, algunas de las cuales ya hemos mencionado. No nos olvidemos que varios de los amigos más cercanos de Jesús eran mujeres (ver Juan 11:5), y que las mujeres sostenían su ministerio financieramente (ver Lucas 8:1-3), algo que no se dice de ningún hombre. La mujer que estaba cerca del pozo en Samaria le habló de Cristo a los hombres de su pueblo, y muchos creyeron en Él (ver Juan 4:28-30, 39). Una mujer discípula llamada Tabita “abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía” (ver Hechos 9:36). Fue una mujer la que ungió a Jesús para la sepultura y Él la alabó cuando algunos hombres se quejaron de ella (ver Marcos 14:3-9). Finalmente, La Biblia nos dice que fueron mujeres las que lloraron por Jesús mientras Él cargaba la cruz por las calles de Jerusalén, y esto nunca se dice de ningún hombre. Estos ejemplos y muchos parecidos a estos, deben motivar a las mujeres a levantarse y cumplir con los ministerios que Dios les ha ordenado. ¡Las necesitamos a todas!

Tabla de contenidos Capítulo anterior Capítulo siguiente Principio de la página Español casa


[1] También debemos notar que todo hombre desde Adán ha sido creado por Dios después de que Él ha creado la mujer que le da el ser. Después de Adán, todo hombre ha nacido de mujer, como Pablo nos lo recuerda en 1 Corintios 11:11-12. Con seguridad nadie discutiría que este orden divino prueba que los hombres son inferiores a sus madres.

2 La exhortación de Pablo es dirigida a los “hermanos” un término que él usa 27 veces en esta carta, y el cual se refiere claramente a todo el cuerpo de Cristo en Corinto, y no sólo a los hombres.

3 Notemos que en el griego original, no existía diferencia entre las palabras mujeres y esposas u hombres y esposos. Por esto debemos determinar del contexto si el escritor está hablando de hombres y mujeres o esposos y esposas. En el pasaje que estamos considerando, Pablo le está hablando a las esposas, pues sólo ellas le podían preguntar a sus maridos cualquier cosa en la casa.

“If God loves me, why am I facing these difficulties? What did I do to deserve this? Am I being chastened by God or attacked by the devil? Is God trying to teach me something in all this? If you’ve ever found yourself asking the kinds of questions above, then this book is for you. David Servant offers satisfying, understandable answers to life's trials and dilemmas.

SECCIÓN C9
LAS MUJERES EN EL MINISTERIO
Por Drs. T.L. Y Daisy Osborn, con Ralph Mahoney
ÍNDICE PARA ESTA SECCIÓN
C 9.1 - Las Mujeres En El Liderato Y En El Ministerio
C 9.2 - El Papel De Las Mujeres En El Antiguo Testamento
C 9.3 - Mujeres Del Nuevo Testamento En El Ministerio
C 9.4 - Pasajes Problemáticos Acerca De Las Mujeres En El Ministerio

Capítulo 1
Las Mujeres En El Liderato Y En El Ministerio

Introducción

"El Señor da la palabra; las MUJERES que anuncian las buenas nuevas son gran multitud" (Sal 68:11, Versión Las Américas).

El término MULTITUD es traducido del vocablo hebreo tsaba. La Concordancia de Strong dice que es de género femenino y significa: "una compañía de mujeres organizadas para la guerra [un ejército]".

Este versículo establece claramente una promesa profética de un día en el cual las mujeres serán liberadas para publicar [predicar] el evangelio y hacer el trabajo del Señor en conjunción con los hombres.

El versículo está traducido correctamente, según la Versión de la Biblia de las Américas: "El Señor daba la palabra; las MUJERES que anunciaban las buenas nuevas eran gran multitud".

Lo que sigue, está escrito en defensa de esta fuerza especial femenina.

El objeto de esta sección es doble: (1) liberar a las mujeres para que descubran su lugar correcto en la obra de Dios a fin de que puedan cumplir sus ministerio para Su gloria; y (2) cambiar la actitud de los líderes masculinos en la Iglesia a fin de que animen a las mujeres a cumplir con su llamamiento divino.

"Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán… sobre mi siervos y sobre mis siervas [mujeres] en aquellos días, derramaré de mi Espíritu" (Hch 2:17, 18).

Tres cosas son requeridas a fin de conseguir que alguna cosa sea hecha en este mundo. Estas son: tiempo, personas y dinero.

El diablo ha usado una estrategia muy próspera para detener a la Iglesia de cumplir la Gran Comisión de evangelizar el mundo. Muchos grupos religiosos a menudo le niegan a la mitad de las personas (a las mujeres) la participación en tal proceso.

¿Puede imaginar a algún ejército teniendo éxito cuando se le prohíbe a la mitad de sus soldados que participen de la guerra?

A. EL PROPÓSITO DE DIOS PARA EL HOMBRE Y LA MUJER
Regresemos al libro del principio (Génesis) y examinemos la creación de la mujer: "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él" (Gn 1:27; 2:18).

"Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread…" (Gn 1:28).


1. Para Que Gobernaran Juntos
Estos versículos hacen notar claramente que el propósito original de Dios para el hombre y la mujer, era para que gobernaran juntos sobre toda Su creación. Esto significa que una igualdad de posición y autoridad era lo que Dios tenía en su mente. Deberían gobernar en unidad.

Ese compañerismo exclusivo es confirmado en el Nuevo Testamento. "Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo" (1 Co 11:3).

"...Cristo es la cabeza de todo varón".

Esto nos enseña que las relaciones que existen entre Cristo el Hijo y (Adán) el hombre, eran las mismas que Dios tenía en mente que hubieran entre el hombre (Adán) y la mujer (Eva). "...el varón [Adán] es la cabeza de la mujer [Eva]".

Este versículo confirma también que el papel y relaciones que existen entre Dios el Padre y Cristo el Hijo, era el modelo que la Escritura utiliza para ilustrar lo que Dios intentaba que fueran las relaciones entre el hombre y la mujer. Así como "la cabeza de Cristo es Dios", de igual manera "la cabeza de la mujer es el varón".

Si vamos a entender el papel bíblico del hombre y la mujer, debemos examinar las relaciones de Dios el Padre con Cristo el Hijo.

2. Plena Participación
"Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente" (Jn 5:19).

Así como el hijo dependía del Padre para la aprobación y autoridad de cualquier acto, la mujer toma acción en armonía con el hombre. El Hijo hace todo lo que ve que el Padre hace y de la misma manera que lo hace. Así que, el propósito de Dios era que la mujer participara plenamente de lo que el hombre hiciera.

"Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis" (Jn 5:20).

"Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida" (Jn 5:21).

3. Responsabilidad Del Juicio
"Porque el Padre... todo el juicio dio al Hijo" (Jn 5:22). La palabra juicio viene de la raíz griega krino, que significa "decidir (judicialmente); castigar, venganza, juzgar, actuar como abogado".

Esto ilustra el intento de Dios para que la mujer gobierne en conjunción con el hombre.

La Iglesia es la Novia comprometida de Cristo. Pablo dice: "Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo" (2 Co 11:2). La Novia comprometida (la Iglesia) está asociada con el Novio (Cristo) de la manera en que Dios el Hijo está asociado con Dios el Padre.

"Porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos… Grande es este ministerio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia" (Ef 5:30-32).

Como la novia comprometida de Cristo, los miembros de la Iglesia son llamados a "juzgar los ángeles y a los hombres" y "las cosas de esta vida" (1 Co 6:3).

Este papel femenino dado a la Novia comprometida de Cristo, la Iglesia, es congruente con el propósito original de Dios para que la mujer gobierne o ejerza dominio en conjunción con Adán. La mujer también será revestida de autoridad para ejercer dominio en amorosa armonía con y en sumisión al hombre.

4. Sumisión Y Obediencia
Pero Adán y Eva pecaron, y Dios le dijo a Eva: "Y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti" (Gn 3:16). Así que, a las mujeres se les dijo que fueran obedientes a sus maridos. Así ha continuado desde los tiempos antiguos hasta los tiempos del Nuevo Testamento cuando el Apóstol Pablo le dijo a las esposas cristianas: "…casadas estén sujetas a sus propios maridos como al Señor" (Ef 5:22).

Pero aún cuando una mujer tenía que obedecer a su marido, eso no quería decir que ella era inferior a él. Significaba que estaba dispuesta a permitir que él dirigiera. De hecho, Pablo llamó a ambos a la sumisión: tanto al esposo como a la esposa cuando dijo: "Someteos unos a otros en el temor de Dios" (Ef 5:21).

En otra carta, Pablo declaró claramente que no hay diferencia de posición en Cristo entre un hombre y una mujer. "Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Ga 3:28).

Esto significa que necesitamos entender el papel para la mujer delineado en la Biblia. Es maravilloso y glorioso.


Las mujeres son prominentes en la historia de Jesús—nació de una mujer, tuvo numerosas interacciones con mujeres, usó a mujeres como buenos ejemplos en Su enseñanza, y fue visto primeramente por mujeres después de Su resurrección.
Las mujeres como ejemplos espirituales positivos

Jesús con frecuencia usó a las mujeres como ilustraciones en Su enseñanza. Linda Belleville nota: “Esto está en agudo contraste con los rabinos de ese entonces. Uno busca en vano en la enseñanza de ellos, tan siquiera una historia o ilustración de sermón que mencione a las mujeres” (Mujeres Líderes y la Iglesia, pág. 48). En muchas de las ilustraciones de Jesús, las mujeres son presentadas como modelos positivos de fe, que los hombres deben de seguir.

Por ejemplo:

· La reina del sur, que fue más sabia que los judíos del primer siglo (Mateo 12:42).

· La mujer que mezcló la levadura con la harina (Mateo 13:33), que es presentada como una ilustración de la forma en la que opera el reino de Dios.
· Mujeres trabajando cuando Cristo regrese, algunas de las cuales estarán listas y otras no (Mateo 24:41).

· Diez vírgenes, de las cuales cinco estaban preparadas y cinco no (Mateo 25:1-13).

· La viuda de Sarepta, a quien Jesús usó como ejemplo de una gentil a la cual Dios favoreció (Lucas 4:26).

· La mujer que encontró la moneda que había perdido (Lucas 15:8-10). En ésta parábola la mujer juega el papel de Dios, así como lo hizo el pastor en la parábola anterior y lo hará el padre en la siguiente parábola.

· Una viuda persistente (Lucas 18:1-8), un modelo a imitar en oración por los discípulos.

· Una viuda que dio todo lo que tenía (Lucas 21:1-4).

En Lucas 11, una mujer anónima dijo: “¡Dichosa la mujer que te dio a luz y te amamantó!” (v. 27). Jesús no negó que Su propia madre era bendecida, pero Él dijo que la verdadera bendición es dada a “los que oyen la palabra de Dios y la obedecen” (v. 28). El valor espiritual de una mujer se basa en su respuesta a Dios, no en el desempeño de funciones biológicas. Las mujeres son salvadas por la fe, no por dar a luz criaturas.

Jesús elaboró un punto similar cuando las personas le dijeron que Su madre y Sus hermanos querían hablar con Él (Mateo 12:47). Él respondió que Sus discípulos eran su verdadera familia: “mi hermano, mi hermana y mi madre son los que hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo” (vv. 49, 50).

La respuesta espiritual es más importante que el origen biológico. Jesús expandió la respuesta para incluir “hermana”, aunque el comentario original no mencionaba hermanas; al hacerlo así, Él implicó que las mujeres estaban espiritualmente en igualdad con los hombres.


Poco antes que Jesús fuera arrestado y matado, una mujer lo ungió con una gran cantidad de costoso perfume. Los discípulos murmuraron acerca del gasto, pero Jesús alabó a la mujer: “Ella ha hecho una obra hermosa conmigo…les aseguro que en cualquier parte del mundo donde se predique éste evangelio, se contará también, en memoria de ésta mujer, lo que ella hizo” (Mateo 26:10, 13).

Lo que ella hizo es una gran ilustración para todos los discípulos: devoción sin restricción. Jesús dijo a la mujer que lo ungió: “Tu fe te ha salvado” (Lucas 7:50), y el hecho de que ésta historia esté preservada en los Evangelios, significa que la fe de ella es un ejemplo para nosotros hoy.

Similarmente, una mujer cananea fue alabada por tener una gran fe (Mateo 15:28). Como una gentil, ella no tenía razón para reclamar favor alguno procedente de Él, pero apeló a la gracia y la misericordia, y las recibió.
Las mujeres en el ministerio de Jesús

La mayoría de los hombres judíos y griegos tenían puntos de vista negativos sobre las mujeres, pero Jesús trató a las mujeres con dignidad y respeto. Él las vio no en términos de su género sexual, sino en términos de su relación con Dios. Él sanó a varias mujeres, echó demonios fuera de ellas y resucitó de los muertos a los hijos de ellas.

Sheila Graham resume: “El honor y el respeto de Jesús fueron…extendidos a todas las mujeres—una actitud grandemente inesperada y desconocida en Su cultura y tiempo. Jesús, a diferencia de los hombres de Su generación y cultura, enseñó que las mujeres son iguales a los hombres a la vista de Dios”.

“Las mujeres podían recibir el perdón y la gracia de Dios. Las mujeres, al igual que los hombres, podían estar entre los seguidores personales de Jesús. Las mujeres podían tener participación plena en el reino de Dios…Éstas eran ideas revolucionarias. Muchos de Sus contemporáneos, incluyendo Sus discípulos, estaban en estado de choque emocional” (“Jesús y las Mujeres”, La Pura Verdad[Julio 1994]:15).

Ahora veamos a algunas de las mujeres en la vida de Jesús.

Elizabet

Empezamos nuestro breve estudio con una mujer cuyo rol ocurrió antes que Jesús naciera. Elizabet, esposa del anciano sacerdote Zacarías, fue notada por ser “intachable delante de Dios” y totalmente obediente (Lucas 1:6). Cuando María visitó a Elizabet, “la criatura saltó en su vientre. Entonces Elizabet, [fue] llena del Espíritu Santo” y pronunció una bendición sobre María—y sus palabras ahora son parte de la Escritura (vv. 41-45).

María, la madre de Jesús

La madre de Jesús dejó un ejemplo maravilloso con sus palabras: “Aquí me tienes, la sierva del Señor…que Él haga conmigo como me has dicho” (v. 38). María también fue inspirada a decir un poema de alabanza que ahora es parte de la Escritura (vv. 46-55). Una vez más, ella dejó un buen ejemplo cuando “guardaba todas éstas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas” (2:19, 51). Ella fue instrumental en el primer milagro público de Jesús (Juan 2:1-11). En la cruz, Jesús asignó a Juan que cuidara de Su madre, y María fue contada entre los discípulos después de la resurrección de Jesús (Hechos 1:14).

Ana

Cuando Jesús fue llevado al templo para ser dedicado, una anciana profetisa llamada Ana “dio gracias a Dios y comenzó a hablar del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén” (Lucas 2:38). Desafortunadamente, no sabemos lo que ella dijo o cómo esparció ella la noticia.

María y Marta

Aunque los rabinos judíos decían que los hombres no debían hablar con las mujeres, Jesús contaba a las mujeres como Sus amigas. “Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro” (Juan 11:5). En una ocasión que Jesús estaba visitando Betania, “una mujer llamada Marta lo recibió en su casa” (Lucas 10:38). Ya que Marta era dueña de una casa; ella podría haber sido una viuda. Su hermana María estaba “sentada a los pies del Señor, y escuchaba lo que Él decía” (v. 39). Pero Marta estaba ocupada preparando la comida, y le pidió a Jesús que le dijera a María que la ayudara.

Los rabinos decían que a las mujeres no se les debía enseñar la Escritura, así que María estaba eludiendo un rol típico de las mujeres para poder hacer algo que estaba normalmente conferido a los hombres. Pero Jesús no “la puso en su lugar”. Más bien, Él dijo que ella había escogido el lugar correcto en ese momento. “…Sólo una [cosa] es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará” (v. 42). El crecimiento espiritual es más importante que los deberes domésticos.

Graham escribe: “Jesús no sintió que el trabajo de la mujer—o el trabajo del hombre, si fuera el caso— no era importante. Él no estaba diciendo que era equivocado ser diligentes y cuidadosos acerca de nuestras responsabilidades. Cristo estaba diciendo que debemos poner en orden nuestras prioridades. Las mujeres fueron llamadas a ser discípulos de Jesús, así como lo fueron los hombres, y se esperaba que las mujeres cumplieran sus responsabilidades espirituales, así como se esperaba lo mismo de los hombres” (págs. 16, 17).

En ese incidente, María puso un mejor ejemplo que Marta. Pero James Borland nota que Marta debería ser recordada también por otro incidente: “Más tarde, en otra visita de Jesús a Betania, fue Marta la que fue enseñada por Jesús mientras María se quedó sentada en la casa (Juan 11:20)…Marta dio una excelente confesión acerca de Jesús, diciendo: ‘Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo’” (Juan 11:27, NVI). (Recobrando la Masculinidad y la Femineidad Bíblicas, 118).

La mujer samaritana en el pozo

El diálogo más largo registrado que Jesús tuvo con algún individuo, fue con una mujer—una mujer samaritana. La lección que Jesús le dio acerca del agua viva, fue tan profunda espiritualmente como la lección que le dio a Nicodemo—y la mujer tuvo una mejor respuesta. A diferencia de Nicodemo, ella estaba dispuesta a ser relacionada con Jesús. Ella le dijo a sus vecinos acerca de Jesús, y muchos de ellos creyeron en Jesús “por el testimonio que daba la mujer” (Juan 4:28, 29, 39).

Una hija de Abraham

Cuando Jesús estaba enseñando en una sinagoga, una mujer que había estado encorvada por 18 años entró y Jesús la sanó (Lucas 13:10-13). El jefe de la sinagoga criticó a Jesús, pero Jesús defendió Su acción, diciendo que la mujer era “una hija de Abraham” (v. 16).

Graham escribe: “Ante sus críticos más venenosos, Jesús públicamente mostró Su preocupación y alta consideración por ésta mujer, alguien a quien probablemente otras personas habían visto por años, pasar a través de una lucha en su aflicción cuando venía a la sinagoga a adorar a Dios. Alguien a quien ellos también podrían haber rechazado porque era una mujer y estaba discapacitada” (v. 18). Al usar la rara frase “hija de Abraham”, Jesús estaba recordando a las personas que las mujeres también estaban entre los descendientes de Abraham y eran elegibles para las bendiciones.

Juana y Susana

Lucas nos dice que varias mujeres que habían sido sanadas ayudaban a Jesús apoyándolo “con sus propios recursos” (Lucas 8:3). Éstas incluían: “Juana, esposa de Cuza, el administrador de Herodes; Susana y muchas más”. Aunque ellas probablemente estaban involucradas en la preparación de los alimentos, Lucas indica que su papel más significativo era cubrir las cuentas monetarias.

Graham escribe: “Algunas de éstas mujeres—posiblemente viudas— tenían el control de sus propias finanzas. Fue procedente de la propia generosidad de ellas que Jesús y Sus discípulos fueron apoyados, cuando menos, parcialmente. Aunque Cristo trabajó con las tradiciones culturales del primer siglo, Él ignoró las limitaciones que habían sido puestas sobre las mujeres por la cultura de ellos. Las mujeres eran libres para seguirlo y tomar parte en Su ministerio al mundo”.

Mateo 27:55, 56 también menciona que “muchas mujeres…habían seguido a Jesús desde Galilea para cuidar de Sus necesidades. Entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo (Marcos 15:40 reporta que su nombre era Salomé). Lucas 23:27 reporta que muchas mujeres de Jerusalén lo seguían después de Su arresto, y Él se volvió a ellas y les enseñó, diciendo que incluso peores tiempos vendrían para Jerusalén.

Una mujer con hemorragias

Mientras Jesús estaba en camino a casa de Jairo, una mujer que había estado padeciendo de hemorragias por 12 años lo tocó, y fue sanada (Marcos 5:22-29). Ella tenía miedo de que Jesús se enojara (los rabinos normalmente evadían a las mujeres, especialmente las impuras), pero Jesús no estaba enojado. Él dijo: “¡Hija, tu fe te ha sanado!” (v. 34) —dirigiéndose a ella con una palabra de afecto y públicamente alabando la fe de ella. Similarmente, Jesús no tuvo miedo de tocar a otra hija impura, la hija muerta de Jairo (v. 41).

María Magdalena

Lucas nos dice que María Magdalena tuvo siete demonios que fueron echados de ella (Lucas 8:2), pero María sería mejor conocida como la primera en ver la tumba vacía, la primera en llevar la buena nueva a los discípulos.

Graham escribe: “María es casi siempre mencionada primero en la lista de las mujeres que fueron discípulos de Jesucristo. Ella pudo haber sido una de las líderes de ese grupo de mujeres que seguían a Jesús, desde el inicio de Su ministerio en Galilea hasta Su muerte e incluso después. El Jesús resucitado se apareció primero a ella. Es irónico que en un tiempo cuando las mujeres no podían ser testigos legales, Jesucristo escogió a las mujeres como los primeros testigos de Su resurrección”.


Aunque los hombres huyeron para salvar sus vidas, las mujeres fielmente siguieron a Jesús hasta la cruz (Mateo 27:55, 56), y María se sentó cerca mientras José de Arimatea ponía el cuerpo de Jesús en la tumba (v. 61). María lideró a las mujeres que vinieron a ungir a Jesús temprano el domingo por la mañana (Marcos 16:2), y un ángel les dijo que Jesús había sido resucitado (v. 6). Entonces, ellas contaron la nueva a los 11 discípulos (Lucas 24:10).

Jesús se apareció primero a María (Juan 20:14), y le dijo que se lo contara a los discípulos, lo cual ella hizo (vv. 17, 18). Desde el nacimiento hasta la resurrección, las mujeres fueron una parte importante del ministerio de Jesús.

Éste artículo es un extracto de un proyecto en colaboración de investigación doctrinal.

¿Mujeres en el ministerio?
Es un asunto que ha dividido iglesias y ha traído conflicto entre muchos creyentes sinceros. En la Biblia hay quienes encuentran apoyo para decir que la mujer cristiana debe permanecer alejada del ministerio público. Otros descubren en la misma Biblia apoyo suficiente para afirmar que la mujer cristiana puede y aun debe participar en todo el ministerio cristiano sin restricciones.
¿Qué piensas tú acerca de la mujer y el ministerio cristiano? ¿En qué puede participar y en qué no? ¿Por qué? ¿Puedes fundamentar tu opinión de una manera convincente? Aguardo tu respuesta que será de mucha ayuda a todos los que leen esta página.

 Comenta aquí (18)
Fernando Landazabal Dice:

March 19th, 2010, 3:31 pm
No hay duda acerca de la capacidad e inteligencia de la mujer la cual en muchos aspectos supera a los hombres. La mujer tiene mayor capacidad de sacrificio, tiene un mejor y mas eficaz sentido de la compasión y de la realidad que los hombres.

Dios, quien es por excelencia sabio, ha dado reglas para el bien de sus hijos, hombres y mujeres. El Cristiano verdadero quiere agradar a Dios obedeciendo sus mandamientos no cuestionándolos. Jesús dijo si me amas obedece mis mandamientos, dijo también niégate a ti mismo. El Cristiano sabe que Dios le ama y que lo que el dice es para su bien, aun cuando a veces no entienda.

Pedro en 2 de Pedro dice: 1: 19 “Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones. 20 Pero ante todo sabed esto, que ninguna profecía de la Escritura es asunto de interpretación personal, 21 pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios.” y mas adelante dice: 3:14 “Por tanto, amados, puesto que aguardáis estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por El en paz, sin mancha e irreprensibles, 15 y considerad la paciencia de nuestro Señor como salvación, tal como os escribió también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada. 16 Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen–como también tuercen el resto de las Escrituras–para su propia perdición”

No es permitido hacer interpretación privada, vale decir acomodar lo que la escritura dice para mi beneficio o conforme a mis intereses y ambiciones. Lo que dice la escritura solo lo podemos interpretar conforme a la misma escritura.

Hay quienes dicen que algunos versículos fueron escritos para esos tiempos y que hoy con los cambios de la sociedad ya no son aplicables. Ese argumento puede servir para hacer un nuevo evangelio, pues toda la escritura fue escrita en tiempos lejanos, sin embargo Jesús dijo, todo pasara pero Mis palabras no pasaran. La Palabra de Dios es viva y permanece para siempre y todos los mandamientos que fueron repetidos por Jesús, son vigentes para nosotros, igual que los inspirados por el Espíritu Santo en el Nuevo Testamento, pues son dados para nuestro bien.

Que dice la escritura sobre la mujer en la Iglesia?

1 Corintios 14:34 “Las mujeres guarden silencio en las iglesias, porque no les es permitido hablar, antes bien, que se sujeten como dice también la ley. 35Y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa; porque no es correcto que la mujer hable en la iglesia. 36¿Acaso la palabra de Dios salió de vosotros, o sólo a vosotros ha llegado? 37Si alguno piensa que es profeta o espiritual, reconozca que lo que os escribo es mandamiento del Señor. 38Pero si alguno no reconoce esto, él no es reconocido.”

Mas adelante, el Espíritu Santo nos da razón acerca de lo ordenado para la mujer.
1 Timoteo 2:11”Que la mujer aprenda calladamente, con toda obediencia. 12Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada. 13 Porque Adán fue creado primero, después Eva. 14Y Adán no fue el engañado, sino que la mujer, siendo engañada completamente, cayó en trasgresión.”
Dios nos dice que la mujer es mas fácilmente engañada que el hombre. El hombre peca a conciencia y hace el mal deseando hacerlo, es responsable directo ante Dios y es conciente de los motivos perversos de su corazón, por ello el hombre que enseña sabe cuando enseña mal y lo hace con su intención perversa para su propio beneficio. La mujer es engañada, y por lo tanto puede enseñar maldad sin saberlo y llevar a muchos al engaño.

Dios protege a su iglesia con estas instrucciones. Pablo dice que si alguno piensa que es profeta o espiritual, entonces reconozca que lo que escribe es mandamiento del Señor, si no reconoce esto así, dice el no es reconocido.

Quiero obedecer a Dios y no voy a contradecir sus mandamientos y su Palabra. Si no entiendo o no me parece, sencillamente obedezco. Que vas a hacer tu?

aaron Dice:

March 19th, 2010, 6:34 pm
herman@s quiero ser misionero,me podrian dar algun consejo? orar x mi? o ponerme en contacto con alguna ong evangelica de españa?

RGonzalez Dice:

March 20th, 2010, 2:50 pm
Dios les bendiga… es extraño que en pleno siglo XXI existan personas con dudas respecto a la mujer en la iglesia y fuera de ella. Creo que no bastaría este espacio para defender mi punto de vista en relacion a su pregunta. Comienzo por decirle que a través de toda la Biblia la mujer ha estado presente como madre, como lider, como profetisa, como hermana y muchas cosas más. Todos sabemos que la Palabra De Dios ha sido escrita por una sociedad patrircal, es de esperarse entonces que lo referente a la mujer está oculto, minimizado y/o ha llegado hasta la invisibilidad. Cuál es mi deber como lector ávido del mensaje de salvación??? Ver más allá de lo que escriben ellos. Sí… eso es así. No podemos leer solamente letras, debemos leer el mensaje de salvación que desde el AT hasta el NT se proclama a los cuatro vientos. Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo nos llama a vivir en amor igualdad, libertad, paz … añade los frutos del amor, añade el mensaje de las Bienaventuranzas, añade los diez mandamientos, etc. Qu’e pasa con la mujer? Es acaso que Dios no la creo a imagen y semejanza del mismo Creador? Cuando logren contestar todo esto , entonces dejarán a Pablo de Tarso quieto con su problema en aquella Igesia en específico, porque en pleno siglo XXI estamos creyendo en un Dios de poder y amor. Ultima pregunta: sabes tú quien era Febes? Deborah? Miriam? Eva? María MAgdalena? MArta? Yo sí sé, por lo tanto deje seguir a la mujer en su ministerio y no se cuestione más a Dios sobre la mujer. Nadie es mejor que nadie, somo todos hijos de Dios. Que estas palabras lleguen al corazón de los “patriarcas modernos”. Amén!!!!!

La sierva del Señor Dice:

March 21st, 2010, 1:37 am
La verdad es un tema muy escabroso pues depende de la forma en que la gente ha sido deformada por las falsas interpretaciones que los machistas han dado a la palabra. recordemos que las mismas mujeres sirvieron al Señor, y el mismo Señor dice que derramará de su Santo Espíritu sobre toda carne, Pablo dice que ya no hay más diferencia entre hombre y mujeres. sólo una pregunta, El Espíritu Santo de Dios no es en vano que sea derramado y los dones con que nos dota, tampoco son para que sepierdan, eso sí que sería pecado. Por qué no le preguntan al Espíritu Santo para qué está dando toda clase de dones y mostrando todo tipo de sanidades, milagros y maravillas a través de las mujeres? será que creen saber más que Dios? y creerán que Dios es tan mezquino como ellos que ´mientras cientos se van sin remedio sin Cristo perdidos, ellos están perdiendo el tiempo

La sierva del Señor Dice:

March 21st, 2010, 1:40 am
en sus guerras tan absurdas y machistas. porqué no mejor se ponen a trabajar y se regocijan de que el trabajo del Señor sea hecho sin que importe quien lo haga? aún no terminan las guerras del mundo que hasta en los que se dicen hijos de Dios se pierde en tiempo en tanta tontería? hasta cuánda va a terminar esa religiosidad tan farisaica y tan absurda? Cristo no trajo una religión, sino un estilo de vida. Creen que saben más que el propio Dios? Sean humildes y mansos como yo lo soy dijo El Señor. Mismo que los ilumine y despeje sus pobres y oscurecidas cabezotas.

Fernando Landazabal Dice:

March 21st, 2010, 8:31 pm
Es muy importante resaltar que, en lo que a la Biblia se refiere con relación a la mujer, las instrucciones son dadas para la enseñanza en la Iglesia, en lo demás la mujer es parte importante en todo ministerio tanto o mas que los hombre. Los versículos Bíblicos que se refieren al tema y los cuales están en mi previo comentario, hablan exclusivamente de la enseñanza en la Iglesia y por ello asi se deben tomar, tal como están.

uxal Dice:

March 22nd, 2010, 10:36 pm
El don de Presidir o dirigir es propio del hombre. Creo que eso se ve en todo el NT. PERO no dejo de lado la activa participacion de la mujer en los distintos ministerios y en Jesus tenemos ejemplo. El formo un grupo de seguidores muy distintos a los de la epoca, donde la mujer tenia un valor y posicion respetable. No olvidemos que Dios revela su encarnacion a una mujer (Lc. 1). Jesus mostro una forma distinta de relacionarse con la mujer: una mujer fue su primer testigo ante los hombres (jn 4:28), recordemos el trato con la mujer sangrante (Mr. 5 21 y`ss), con la mujer adultera (JN 8); una mujer es la primera que abre la puerta del evangelio (Mt. 15;21-28; una mujer fue la primera que vio al Resucitado (Jn. 20:14-18). Por lo tanto esta visto que Dios usa tanto a hombres y mujeres y si los hombres no cumplen con su deber de servicio y consagracion Por que el Senor no podra utilizar mujeres, hechas a Su imagen y semejanza? A veces tengo la impresion que la Iglesia institucion ha mezclado la sangre de Jesus con doctrinas y mandamientos de hombres que poco tiene que ver con lo ensenado por el Senor Jesus. Dios nos ayude!!!

Rev. Migdalia Santos Dice:

March 23rd, 2010, 7:47 pm
Me siento regozijada, de que opinen asi sobre el Ministerio de la mujer. Por ejemplo: Yo soy Reverenda. Mi esposo y a mi nos ordenaron el mismo dia. Fuimos el unico matrimonio ordenado. Los demas eran mas Mujeres que Hombres. Hay Pastores hoy en dia que no reconocen el Ministerio de la Mujer. Siempre invitan a predicar a los hombres. Gracias ha Dios mi esposo me respalda y dondequiera que vamos el me da el valor que me merezco como Reverenda, mujer cristiana ante la Congregacion. Y no permite que nadie me falte el respeto. Como; usando la palabra. Yo no entiendo porque el hombre se quejan tanto y son tan machista si cuando Jesus Murio en la cruz del Calvario quienes estuvieron con el desde el principio hasta el final fueron las MUJERES. Que Dios les Bendiga

evaristo Dice:

March 24th, 2010, 2:15 am
es evidente que siempre la mujer ewstubo presente en los designios del SEÑOR lo que sucede que hay Instituciones que dicen ser evangelicas pero no leen el contexto biblico solo se fijan en el texto Estamos en el año 2010 Bendiciones

Greivin Dice:

March 26th, 2010, 7:42 pm
Para RGonzales y la sierva del Señor lo siguiente: Sus comentarios sobre este tema son muy conmovedores y podríamos decir “humanamente” aceptable, no obstante no los veo respaldados por la la Escritrura que es LA MENTE DE DIOS a la cual debemos obedecer sin cuestionar.
Ahora bien, esto no es machismo sino el orden que Dios ha establecido en su perfecta ceación (Genesis 1:31- 2). La creación de Dios fue perfecta y en ella se complacía.
Génesis 3 nos narra los aconteciomientos de la desobediencia del hombre y vemos como la mujer es seducida y engañada, (esto no es machismo y si lo crees así reclámale a Dios porque es lo que su palabra dice) por satanás y al final desobedece al mandamiento de Dios. Ahora si te fijas en Gen 3:9 vas a observar que cuando Adán y Eva se esconden por su pecado, Dios llamá a Adán. Ahora te pregunto: ¿Sábia Dios que habían comido del fruto prohibido? ¿Dios sábia que fue a Eva a quien se le sedujo y enganó? Claro que si! y ¿Porqué crees que llamó a Adam?. Bueno es porque Adan era la autoridad.
Hermanos, eso nunca ha cambiado en los pensamientos de Dios. Solo a cambiado en una sociedad que no tiene temor de Dios y busca siempre contradecir los mandatos de Dios.
No dejes que satanás te engañe, creele a Dios y no trates de acomodar la biblia con el caminar de la sociedad.
Esto no es “machismo ni patriarquismo moderno” es obediencia a la palabra de Dios.

O.P Dice:

March 28th, 2010, 2:04 pm
Amen Greivin

ROBERTO Dice:

April 1st, 2010, 3:53 pm
EL MINISTERIO NO DEPENDE DE NINGUNO SINO DE DIOS , ESO ES UN DON ESPIRITUAL Y POR LO TANTO EL PADRE LO DA A QUIEN BUSQUE MAS DE EL EN ORACION , INDEPENDIENTEMENTE, EL SEXO . SINO COMO SE EXPLICA ESAS MUJERES QUE CUADO SE PARAN EN UN PULPITO SE GANAN MAS DE 100 PERSONAS PARA EL SEÑOR , A ESO YO LE LLAMO UN MINISTRO DE DIOS.

Boanerges Dice:

April 1st, 2010, 6:39 pm
Que bueno es saludarles, en el momento tan especial como es cuando se esta usando el tiempo para escudriñar las escrituras,EL dijo escudriñad las escrituras ppues en ellas esta la VIDA ETERNA.Me permito dedicar tambien un timpito para leer las valiosas y buenas opiniones de cada uno de Uds,independientemente de la razon que pudiera asistirlos,pero es bueno lo que hacemos porque de todos aprendemos y mas cuando lo hacemos NO PARA CONTIENDA sino para EDIFICACION.El Maestro establecio la Iglesia sobre una roca la cual muchos interpretan que fue Pedro esa roca pero la verdad es que la roca sobre la que EL edificaria su Iglesi es LA REVELACION.entonces les es dado de manera proporcional a cada uno conforme su corazon y EL SEÑOR les da segun le plase,El tema de la mujer en el ministerio es maravilloso por cuanto ellas han sido impresindibles,compañeras,martires,abnegadas,sacrificadas y muy dedicadas a el ministerio del Dios Infinito,pero Dios establecio un ORDEN BIBLICO DIVINO, y nos hace entender ese orden de manera directa atravez de los profetas,Dice:Amos 3:7.Por que no hara nada el Señor sin que primero se lo revele a sus Siervos los Profetas,Historicamente vemos que en la Vida del Pueblo del Señor han tomado lugar Especial simpre las mujeres y siempre lo haran Dios les a dado dones y puesto tareas a cumplir,PERO el ORDEN DIV INO DICE “LA MUJER NO DEBE TOMAR AUTORIDAD SOBRE EL HOMBRE Y DEBE CALLAR EN LA IGLESIA(PULPITO).amigas no se trata de exclusion,ni de patriarquismo,ni de fobia a las mujeres como dijeron de pablo quien fue el PROFETA para los gentiles osea a parte de los Judios,y Dios por REVELACION nos ordeno a los gentiles estas cosas como dice:1 Corintios y Timoteo,y sialguno se cree espiritual reconosca que es mandamiento de Dios.busquen en toda la trayectoria de la dispensaciones y edades de la Iglesia desde su momento mestelar en Pentecostes NINGUNA “CRISTIANA”,ejercio algun poder sobre los hombres,tampoco ninguna tenia estatus o jerarquias que le permitieran dar ordenes,o decidir sobre el pueblo y muchisimo menos Dios las Puso por cabeza del pueblo y menos a liderizar ni si quiera su casa.se trata que para las cosas de Dios a EL le placio y puso su obra sobre los HOMBRES,y asi lo debemos aceptar por que si las damas del Señor no lo hicieran estarian en contra de su voluntad,no que lo digamos los que queremos aclarar el punto,es que es el ORDEN DE DIOSsiempre tendran un lugar especialicimo en el MINISTERIO pero no es PREDICANDO desde un pulpito porque no pueden ser cabeza de la iglesia ,la escritura claramente nos dice que Dios es cabeza de la iglesia como el HOMBRE es cabeza de la mujer,por eso no le es permitido que tenga autoridad sobre el Marido,debe ser sujeta,ellas efectivamente son necesarias en el ministerio pero su manera de PREDICAR es con TESTIMONIO de servicio a Dios atravez de servir a su marido asi lo dice la escritura y en la iglesia ,dando clases biblicas a los niños ,limpiando el santuario y ayudaddo a los enfermos,etc,ese es la manera como lo hicieron siempre las mujeres de la Biblia,revise y se dara cuenta que ninguna fue LIDEREZA ,aun las profetizas no Presidian un pulpito ni entre el pueblo ellas Dios les daba que tubieran visiones y lo decian a los saserdotes y ellos escuchaban atentamente por cuanto sabien que Dios asi lo hacia,no se trata de negar el espacio estelar de las damas en el ministerio que siempre lo tendran y deben tenerlo porque Dios asi lo demanda pero solom que no es en el pulpito,es bueno que revisemos los requisitos para OBISPADO: EL SEÑOR atravez del apostol Pablo establese “QUIEN DESEA OBISPADO BUENA OBRA DESEA,DEBESER HOMBRE IRREPRENSIBLE,MARIDO DE UNA SOLA MUJER,QUE SUJETE BIEN SU CASA Y A SUS HIJOS,PORQUE ES NECESARIO QUE SE IRREPENSIBLE ADMINISTRADOR DE DIOS,NO SOBERBIO,NO IRACUNDO,NO DADO AL VINO,NO PENDENCIERO,NO CODICIOSO DE GANANCIAS DESHONESTAS,SINO OSPEDADOR,AMANTE DE LO BUENO,SOBRIO,JUSTO,SANTO,DUEÑO DE SI MISMO1Timoteo,osea requisitos que no tiene de ninguna manera unaMUJER por que tiene que ser HOMBRE para ministrar,es mas ni tampoco pueden los Hombres que sean recasados o divorsiados,con trayectorias desonestas y que no tengan en sujecion nisiquiera su hogar,hermanas amadas no se trata de caprichos es la palabra en cambio las damas del Señor cuando Dios las creo en donde dice A SU IMAJEN Y SEMEJANZA LOS CREO,si El Hizo al Hombre y la Mujer a su imajen y semejanza,no era semejanza de cuerpo humano,no era como espiritu primero y despues hizo un cuerpo de la tierra y saco a la mujer de ADAN.para ser literalmente semejanza de Dios que es ESPIRITU,el los hiza ESPIRITU despues los transformo de espiritu a cuerpo viviente,Mis amadas Uds son indispensables en la vida,en la casa ,en la iglesia y son uno con sus maridos,El Señor les dice:El varon es imagen y gloria de Dios;pero la mujer es gloria del Varon y tampoco el varon fue creado por causa de la Mujer sino la Mujer por causa del Varon.tambien dice:las damas como mujeres que profesan pidad.la MUjer Cristiana llena del Espiritu de Dios es Maravillosa,sujetas,amorosas dice:porque su estima sobrepasa la de las piedras preciosas,el corazon de su marido esta en ellas confiado y no carecera de ganancía,le da ella bien y no mal todos los dias,busca lana y lino y con boluntad trabaja con sus manos es como nave de mercader que trae su pan de lejos,se levanta aun de noche y da comida a sus hijos y extinde su mano a sus criados,su lampara no se apaga denoche considera la heredad y la compra,y planta viñas del fruto de sus manos.Ciñe de fuerza sus lomos y esfueza sus brazos,ella se hace tapices de lino fino y purpura es su vestido,su Marido es recibido en la puerta,fuerza y honor son su vestidura y se rie de lo por venir,abre su boca con sabiduria la ley de clemencia esta en su lengua,considera los caminos de su casa y no come el pan de balde.muchas Mujeres hicieron el bien pero (Ustedes damas Cristianas las sobrepasan a todas)ENGAÑOSA ES LA BELLEZA Y VANA LA HERMOSURA;LAS MUJERES QUE TEMEN A JEOVA,ESTAS SERAN ALABADAS,DADLE DEL FRUTO DE SUS MANOS Y ALABEMOSLAS EN LAS PUERTAS,!!!DIOS LES BENDIGA!!!!.su servidor.

Josefina Tavarez Dice:

April 7th, 2010, 2:28 pm
Amen Greivin como dice O.P. Estoy en total acuerdo. Ahora bien, creo y lo podemos ver através de la Palabra de Dios que hubieron mujeres a quienes el Señor usó como líderes, Déborah por ejemplo en el capítulo 4y5 de Jueces. Sin embargo, esto pasa cuando no hay un hombre quizás con la disposición, preparación o prepapación suficiente para llevar acabo alguna encomienda del Señor. Déborah en ese momento fue para Israel lo que las mujeres estamos llamadas a ser en nuestros hogares, pilares fuerte para sostener la estructura.

miriam fagundez Dice:

April 23rd, 2010, 4:38 pm
dios no se equivoca por que es perfecto.y cuando nos habla en Gal.3,28 es por que somos uno en cristo jesus mujer y hombre el nos creo para extender su reino por eso es que habemos mujeres poderosas atraves de su espiritu santo para arrastrar multitudes a la saivacion somos instrumento d dios en la tierra y el ministerio lo da dios atravez del servicio la entrega total a el esforzandonos y orando y trabajando con humildad de esa manera es que dios derramara su gracia y su podeer en nosotros hombre o mujer el ministerio lo da dios atraves d su poder que nos es dado atraves de su espiritu santo para hechar fuera demonios y montar las manos sobre los enfermos y sanaran e aqui el ministerio aleluya.

jorge Dice:

April 26th, 2010, 4:28 pm
La palabra de Dios es bien clara dice que la mujer no debe enseñar en la iglesia, pero en lo demas no hay problema pq en la igualdad espiritual es igual tanto varones como mujeres es q esteclaro no es por machismo si la mujer es sierva del señor y es temerosa a Dios obedecerá su palabra si no que sigan con su capricho y sigan doctrina de hombres

Oscar Dice:

April 29th, 2010, 2:28 am
Creo que cada uno sabe en lo que cree,que no es tiempo de decir quien es y quien no es,el que tenga que decir algo que haya aprendido o que se lo ponga Dios en su corazon hagalo,no somos niños para nosotros mismos caernos a embuste y mucho menos a Dios.Un ministro de dios debe limpiarse en su totalidad y tratar de no incurrir en en perversidad,recuerden que somos humanos con debilidades y en algun momento podemos caer y el que no estee firme en la fe puede tambien caer.La gente ha tomado esto como si fuese partidos politicos,tratando de mostrar quien hace mas y lo hece mejor.Voy a darles un consejito al que quiera tomarlo,primero:crean que Dios exite como si fuese o estuvuese viendo a su padre o madre carnal.segundo:Hacepte dentro de si mismo que Cristo esta con usted:que lo cuida como su propia madre y que es el camino,la verdad y la vida.Tercero:crea,crea y crea sin importarle lo que pase a su alrededor ni hecharle la culpa a Dios.Cuarto:siga firme y no abandone la causa,mas bien trate de ir aumentando su fe.Quinto:no trate,sino que el mundo a usted no le importe incluso ni usted mismo,es decir no le de mucha importancia a las cuestiones materiales,ya que esta dicho que tales son vanidades,que tenemos que trabajar para conseguir el pan ?si es claro pero no tenemos que amar el dinero,porque solo se ama a Dios como unico, y ten compasion con tu projimo,amalo,pero a Dios como creador del mundo y dador de todas las casa,el unico Dios.sexto:sele fiel hasta el fin,no dejes que ninguna desgracia te aparte de El,imaginate que tu madre te castiga y no la miras con rabia sino con mucho sentimiento y sigues atado a las faldas de ella.septimo:sincerate contigo mismo y date valor y fuerza para crecer en espiritu,porque es Dios que te engrandece y te puede hacerte totalmente feliz sino vives aferrado a las cosas del mundo,porque el dia que te sea quitado a lo que mas estas acostumbrado sufres.octavo:nunca pierdas las esperanzas,espera,espera y espera;El te dara todo lo bueno que tu anhelas ,pero en su justo momento.noveno:no te lamentes por cosas malas que te puedan pasar,aguanta y pidele a Dios que te ayude a pasar ese trago amargo,solo espera que el lo haga y no le heches la culpa ni reniegues de El,porque las cosas malas las hace el enemigo de Dios.Decimo:Aferrate unicamente a Dios y convencete de que e El te viene a buscar,tarde o temprano pero vendra porque quiere que estemos donde esta.Decimo primero:reserva tu boleto para el viaje,amen y que dios los bendiga.

Anonima Dice:

August 19th, 2010, 6:56 pm
WOW Que interesante lo unico que yo puedo decir es que yo no creo en el ministerio de la Mujer ni tampoco creo en el del hombre… sino creo en el ministerio de Jesucristo..y se que el usa a quien se deje usar sea hombre oh sea mujer..Jesuscristo busca un corazon dispuesto a servirle a el.y el gran mandato para us hijos es …ir por todo el mundo predicando el evangelio de Cristo a toda creatura y eso nos lo dijo a todos. Mientras aiga un pecador en el mundo seas mujer oseas hombre tenemos que ejerser el ministerio que Dios nos a encomendado. Dios les Bendija.

domingo 6 de junio de 2010MUJERES EN EL MINISTERIO


Sal 68:11El Señor Da la Palabra; las mujeres que anuncian las Buenas Nuevas son gran multitud".

El término MULTITUD es traducido del vocablo hebreo צבאה צבא tsâbâ' tsebâ'âh (una multitud de personas especialmente organizadas para la guerra (un ejército de mujeres)".

Este verso establece claramente una promesa profética de un día en el cual las mujeres serán liberadas para publicar [predicar] el Evangelio y hacer el Trabajo del Señor en conjunción con los hombres.

El verso está traducido correctamente, según la Versión de la Biblia de las Américas: "El Señor daba la palabra; las MUJERES que anunciaban las Buenas Nuevas eran gran multitud".

El objeto de esta sección es doble:
(1) informar a las mujeres para que descubran el lugar que les corresponde en la Obra de Dios a fin de que puedan cumplir sus Ministerio para Su Gloria; y
(2) cambiar la actitud de los Líderes desinformados a fin de que animen a las mujeres a cumplir con su Llamamiento Divino.

"Y en los postreros días, Dice Dios, Derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne, y sus hijos y sus hijas profetizarán… sobre mi siervos y sobre mis siervas, en aquellos días, Derramaré de Mi Espíritu" (Hch 2:17, 18).
Tres cosas son requeridas a fin de conseguir que alguna cosa sea hecha en este mundo. Estas son: tiempo, personas y dinero.

El diablo ha usado una estrategia muy próspera para detener a la Iglesia. Muchas Congregaciones a menudo le niegan a la mitad de las personas (las mujeres) la participación en tal proceso.

¿Puede imaginar a algún ejército teniendo éxito cuando se le prohíbe a la mitad de sus soldados que participen de la guerra?

A. PROPÓSITO DE Dios PARA EL HOMBRE Y LA MUJER
Vayamos a Génesis y examinemos: "Y Creó Dios al hombre a Su Imagen, a Imagen de Dios lo Creó; varón y hembra los Creó.

Y Dijo Jah Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le Haré ayuda idónea para él" (Gn 1:27; 2:18).
"Y los Bendijo Dios, y les Dijo: Fructifiquen y multiplíquense; llenen la tierra, y sojúzguenla, y señoreen…" (Gn 1:28).

1. Para Que Gobernaran Juntos
Estos versos hacen notar claramente que el propósito original de Dios para el hombre y la mujer, era para que gobernaran juntos sobre toda Su Creación. Significa que igualdad de posición y autoridad era lo que Dios Tenía en su mente. Deberían gobernar en unidad.
1 Co 11:3Ese compañerismo exclusivo es confirmado en el Nuevo Testamento. "… sepan que Cristo Es la Cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la Cabeza de Cristo".
"...Cristo Es la Cabeza de todo varón".

Esto nos enseña que la relación que existe entre Cristo el Hijo y (Adán) el hombre, era la misma que Dios Tenía en Mente entre el hombre (Adán) y la mujer (Eva). "...el varón [Adán] es la cabeza de la mujer [Eva]".

Este verso confirma también que el papel y relaciones que existen entre Dios el Padre y Cristo el Hijo, era el modelo que la Escritura Utiliza para ilustrar lo que Dios Intentaba que fueran las relaciones entre el hombre y la mujer. Así como "la cabeza de Cristo Es Dios", de igual manera "la cabeza de la mujer es el varón".

Para entender el papel Bíblico del hombre y la mujer, debemos examinar las relaciones de Dios el Padre con Cristo el Hijo.

2. Plena Participación
Jn 5:19"... No puede el Hijo Hacer nada por Sí Mismo, sino lo que Ve Hacer al Padre; porque TODO lo que el Padre Hace, también lo Hace el Hijo igualmente".

Así como el Hijo Dependía del Padre para la Aprobación y Autoridad de cualquier acto, la mujer toma acción en armonía con el hombre. El Hijo Hace todo lo que Ve que el Padre Hace y de la misma manera que lo Hace. Así que, el Propósito de Dios es que la mujer participe plenamente de lo que el hombre hace.
Jn 5:20"Porque el Padre Ama al Hijo, y Le Muestra todas las cosas que Él Hace; y mayores obras que estas Le Mostrará, de modo que ustedes se maravillen. 21Porque como el Padre Levanta a los muertos, y les Da Vida, así también el Hijo a los que Quiere Da Vida".



3. Responsabilidad Del Juicio
Jn 5:22"Porque el Padre... todo el κρίνω (krinō; Juicio) Dio al Hijo". κρίνω: Propiamente: distinguir, decidir; mental o judicialmente); por implicación tratar, condenar, venganza, juzgar, actuar como abogado).
Esto ilustra el Intento de Dios para que la mujer gobierne en conjunción con el hombre.
La Iglesia es la Novia comprometida de Cristo: 2 Co 11:2"Porque los celo con Celo de Dios; pues los he desposado con un solo Esposo, para presentarlos como una virgen pura a Cristo". La Novia comprometida (la Iglesia) está asociada con el Novio (Cristo) de la manera en que Dios el Hijo Está Asociado con Dios el Padre.
Ef 5:30"Porque somos Miembros de Su Cuerpo, de Su Carne y de Sus Huesos… Grande es este Ministerio; mas Yo Digo esto respecto de Cristo y de la Iglesia".
Como la Novia comprometida de Cristo, los miembros de la Iglesia somos llamados a 1 Co 6:3"juzgar los ángeles y a los hombres" y "las cosas de esta vida".

Este papel femenino dado a la Novia comprometida de Cristo, la Iglesia, es congruente con el Propósito original de Dios para que la mujer gobierne o ejerza dominio en conjunción con Adán. La mujer también será revestida de Autoridad para ejercer dominio en amorosa armonía con y en sumisión al hombre.

4. Sumisión Y Obediencia
Pero Adán y Eva pecaron, y Dios le Dijo a Eva: Gn 3:16"Y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti". Así que, a las mujeres se les dijo que fueran obedientes a sus maridos. Así ha continuado desde los tiempos antiguos hasta los tiempos del Nuevo Testamento Ef 5:22"…casadas estén sujetas a sus propios maridos como al Señor".
Pero aún cuando una mujer tenía que obedecer a su marido, eso no quería decir que ella era inferior a él. Significaba que estaba dispuesta a permitir que él dirigiera. De hecho, El Señor nos Llamó a ambos a la sumisión: tanto al esposo como a la esposa cuando Dijo: Ef 5:21"Sométanse unos a otros en el Temor de Dios".

El Señor también Declaró enfáticamente que no hay diferencia de posición en Cristo entre un hombre y una mujer. Ga 3:28"Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús".

Esto significa que necesitamos entender el papel para la mujer Delineado en la Biblia. Es maravilloso y glorioso.

El Papel De Las Mujeres En El Antiguo Testamento

En el Israel antiguo las mujeres eran consideradas como miembros de la "familia de la fe". Como tal, podían entrar dentro de la mayoría de las áreas de la adoración.

La Ley ordenaba a todos los hombres a presentarse o comparecer ante el Señor tres veces al año. Aparentemente las mujeres iban con ellos en algunas ocasiones (Dt 29:10, 11; Neh 8:2; Joel 2:16), pero no eran requeridas a ir. Quizás las mujeres no eran obligadas a ir debido a sus importantes deberes como esposas y madres. Por ejemplo, Ana fue a Silo con su esposo y le pidió a Dios que le Diera un hijo (1 S 1:3-18). Más tarde, cuando el niño nació, le dijo a su esposo: "Yo no subiré hasta que el niño sea destetado, para que lo lleve y sea presentado delante de Jah, y se quede allá para siempre" (v 22).

Como cabeza de la familia, el esposo o padre presentaba los sacrificios y ofrendas en beneficio de toda la familia (Lv 1:2). Pero la esposa podía ser presentada también.

Las mujeres concurrían a la Fiesta de los Tabernáculos (Dt 16:14), a La Fiesta Anual del Señor Jehová (Jue 21:19-21) y al Festival de la Nueva Luna (2 R 4:23).

Un sacrificio que solamente las mujeres daban al Señor, era ofrecido después del nacimiento de un niño: Lv 12:6"Cuando los días de su purificación fueren cumplidos, por hijo o por hija, traerá un cordero de un año para holocausto, y un palomino o una tórtola para expiación, a la puerta del tabernáculo de reunión, al sacerdote".
Varias mujeres del Antiguo Testamento fueron famosas por su fe. En la lista de Hebreos 11 hay dos de esas mujeres: Sara y Rahab (Gn 21; Jos 2, 6:22-25).

Ana fue un ejemplo santo de una madre israelita. Ella oró a Dios; creyó que Él Escuchó sus oraciones; y cumplió con su promesa a Jah Dios. Su historia se encuentra en 1 Samuel 1.

A. MARÍA
Hermana mayor de Moisés; fue una mujer extraordinaria.
1. Salvó La Vida De Moisés
Faraón había ordenado que todos los niños varones que nacieran en Israel fueran asesinados. La vida del niño Moisés fue puesta en gran peligro; por lo tanto, su madre Ex 2:3"…tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río".

Ese fue un momento peligroso para Moisés, pero su animada hermana mayor MARÍA, a pesar de que era una niña para ese tiempo, permanecía por los alrededores. Ex 2:4"…para ver lo que le acontecía".

Cuando María vio a la hija de Faraón rescatando a Moisés, se presentó inmediatamente a ella con un plan de acción. "Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño?" (Ex 2:7).

María hizo arreglos para que la mamá de Moisés le alimentara. De esa manera, la acción valiente y rápida de María, salvó a Moisés. Le debemos a María muchísimo. ¿Qué sería el mundo hoy, si no tuviéramos el ministerio de Moisés?

2. Líder De Adoración Y Profetisa
Después que el ejército de faraón pereció ahogado en las aguas del Mar Rojo y los israelitas estuvieron seguros en el desierto, una gran celebración de adoración tomó lugar.
Ex 15:20"Y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas. 21Y María les respondía: Canten a Jah, porque en extremo Se Ha Engrandecido; Ha Echado en el mar al caballo y al jinete".

El Ministerio de alabanza con música, es mejor si es dirigido por aquellos que tienen una Unción Profética sobre ellos. Esto fue una realidad en María. Ella tenía un Precioso Don Profético y de Música que la hizo una ideal líder de alabanzas a Dios y Profetisa.

Así como David unos 500 años más tarde, ella cantó el Canto del Espíritu. Su canto fue uno profético. Su Ministerio de Adoración fue el resultado de la Unción Profética que estaba sobre ella.

Otras mujeres del Antiguo Testamento también fueron usadas en el Ministerio de música y adoración. En el tiempo del Rey David, "…Dios dio a Hemán… tres hijas. Y todos éstos estaban bajo la dirección de su padre en la música, en la Casa de Jah, con címbalos, salterios y arpas, para el Ministerio del Templo de Dios… según la disposición del rey…" (1 Cr 25:5, 6).

David estableció un Orden Divino de Alabanza y Adoración para el Pueblo de Dios que se extendió aun hasta los tiempos de la Iglesia del Nuevo Testamento (Hch 15:16). Por consiguiente, sigue siendo correcto el que las mujeres participen en la Alabanza, Adoración y en el Ministerio de música así como María y las hijas de Hemán.

3. Líder Con Moisés Y Aarón
Mi 6:4"Porque Yo te Hice subir de la tierra de Egipto, y de la casa de servidumbre te Redimí; y Envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María".

María es mencionada en conjunción con Moisés y Aarón como una de la trinidad que entregó y dirigió a los israelitas fuera de la esclavitud egipcia.

Esto ilustra el papel de liderato autoritativo y de gran influencia que ella ejercía.
¿Cómo nos atrevemos a negarle a las mujeres un rol similar, con el cual, el Espíritu Santo Ha Ungido en nuestros días y época?

4. Actuaron Presuntuosamente
Dt 24:9"Acuérdate de lo que Hizo Jehová tu Dios a María en el camino, después que salisteis de Egipto".
María, Aarón y el Rey Saúl, representan las trampas peligrosas en las cuales los Líderes pueden caer. Los Líderes pueden tratar de ejercer autoridad más allá de su Oficio y Unción. Ambos, mujeres y hombres, deben estar conscientes de que el ejercicio de la autoridad y liderato pueden conducir a la arrogancia y orgullo, que son pecados destructores.
En lo que aparenta ser un motivo de racismo, retó erróneamente la autoridad de Moisés. Nm 12:1"María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer Etíope que había tomado".

Dios Llamó a María a juicio inmediatamente. "Y la nube se apartó del tabernáculo, y he aquí que María estaba leprosa como la nieve…" (Nm 12:10).
Nm 12:13"Entonces Moisés clamó a Jah, diciendo: Te ruego, oh Dios, que la Sanes ahora. 14Respondió Jah a Moisés: Pues si su padre hubiera escupido en su rostro, ¿no se avergonzaría por siete días?… 15Así María fue echada del campamento siete días; y el Pueblo no pasó adelante hasta que se reunió María con ellos".
Todo Líder, hombre o mujer, necesita respetar los límites de su Ministerio. No debemos entrometernos presuntuosamente en las áreas que no tienen jurisdicción o responsabilidad. María cometió sus errores así como cualquier otro Líder. Como Moisés y David, ella Fue Disciplinada seriamente, pero encontró perdón ante Dios y la Restauración a la confraternidad entre el Pueblo de Dios.

B. DÉBORA
Jue 4:4Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer, Débora, profetisa mujer de Lapidot; 5Y acostumbraba sentarse bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Betel, en el monte de Efraín; y los hijos de Israel subían a ella a juicio".

1. Profetisa Y Juez
Débora, una mujer casada, ocupaba dos posiciones u oficios: Uno como Profetisa (mujer Profeta), y otro como Líder o Juez. Este último papel es congruente con Juan 5:22 discutido anteriormente.

Bajo el Liderazgo de Débora, los hijos de Israel Fueron Librados de veinte años de opresión y ocupación de parte de un los extranjeros.

Por medio de la percepción profética, Débora llamó al General israelita Barac para que saliera con un ejército de 10,000 hombres contra una fuerza superior de 900 carros de acero al mando de los canaanitas. Barac dirigió la batalla contra el ejército canaanita que estaba bajo el mando del General Sísara y los derrotó.
Mientras el General Sísara huía, buscó refugio en la tienda de una familia nómada cuya matriarca era Jael.

Desconociendo Sísara que eran israelíes, Jael le ofreció hospitalidad. Cuando el General estaba durmiendo profundamente, ella tomó una estaca de la tienda y con un golpe fuerte del mazo se la clavó por las sienes. Él murió instantáneamente.

De esa manera, dos mujeres fueron las heroínas sobresalientes en esta liberación dramática de Israel de los opresores.

2. El Propósito Antiguo Es Cumplido
Después, Débora cantó este canto profético: Jue 5:13"Entonces… el Pueblo de Jah marchó por él en contra de los poderosos".

Ella cumplió el Propósito antiguo de Dios para el hombre y la mujer: tener dominio (Gn 1:28). Alguien dijo: Cuando el Señor Tiene una tarea humana que realizar, Él siempre escoge una mujer para llevarla a cabo".
¿Por qué, entonces, cuando el precedente Bíblico existe para que las mujeres cumplan un papel importante en el Plan de Dios, los hombres en posiciones de Liderazgo en la Iglesia atribuyen para sí normas que impiden que las mujeres Ministren?

C. HULDA
2 R 22:14"…fueron el sacerdote Hilcías… a la profetisa Hulda,… guarda de las vestiduras… y hablaron con ella".

1. Profetisa De Reformación
Durante el reino del Rey Josías, el libro de la ley fue descubierto en el Templo. Cuando los sacerdotes comenzaron a leerlo, entendieron que la nación se había apartado muy lejos de los Caminos de Dios. Supieron que la nación estaba en peligro de ser destruida bajo el Juicio Divino.

A fin de descubrir lo que deberían hacer, fueron a esta sobresaliente Profetisa, quien les expuso los detalles específicos del Juicio por venir que ya había sido determinado según el Consejo Divino.

Debido al arrepentimiento de Josías, Hulda les dijo que los Juicios pendientes no vendrían durante su reino, sino más tarde.

Hulda inspiró al Rey Josías, al sumo Sacerdote y a los demás Líderes de Israel, a que implementaran reformas morales y espirituales jamás registradas. Una ola virtuosa de arrepentimiento y avivamiento vino como resultado.

2R 22:1Josías tenía ocho años cuando comenzó a reinar… 2E hizo lo recto ante los Ojos del Señor … 3…el rey envió al escriba Safán, hijo de Azalía, de Mesulam, a la casa del Señor, diciendo:
4Ve al sumo sacerdote Hilcías para que cuente el dinero traído a la casa del Señor…5y que lo pongan en mano de los obreros encargados de supervisar la Casa del Señor…


8Entonces el sumo sacerdote Hilcías dijo al escriba Safán: He hallado el libro de la ley en la casa del Señor, y éste lo leyó. 9El escriba Safán vino al rey, y trajo palabra al rey, diciendo: 10El sacerdote Hilcías me ha dado un libro. Y lo leyó en la presencia del rey.


11Y sucedió que cuando el rey oyó las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos. 12ordenó al sacerdote Hilcías, a Ahicam, hijo de Safán, a Acbor, hijo de Micaías, al escriba Safán y a Asaías, siervo del rey, diciendo: 13Vayan, consulten al Señor por mí, por el Pueblo y por todo Judá acerca de las Palabras de este libro que se ha encontrado, porque grande es la Ira del Señor…, por cuanto nuestros padres no han escuchado las Palabras de este libro, haciendo conforme a todo lo que está escrito de nosotros.


14Entonces el sacerdote Hilcías, y Ahicam, Acbor, Safán y Asaías fueron a la Profetisa Hulda, mujer de Salum. 15Y ella les dijo: Así Dice el Señor, Dios de Israel: "Digan al hombre que los ha enviado a mí:
16'Así dice el Señor: "He aquí, voy a traer mal sobre este lugar y sobre sus habitantes, según todas las Palabras del libro que ha leído el rey de Judá. 17"Por cuanto Me han abandonado y han quemado incienso a otros dioses para provocarme a ira con toda la obra de sus manos…'" 1


8Pero al rey de Judá, así le dirán: "Así Dice el Señor, Dios de Israel: 'En cuanto a las Palabras que has oído, 19porque se enterneció tu corazón y te humillaste delante del Señor cuando oíste lo que hablé contra este lugar y contra sus habitantes, que vendrían a ser desolación y maldición, y has rasgado tus vestidos y has llorado delante de Mí, ciertamente te He Oído' -Declara el Señor.


20'Por tanto, he aquí, te Reuniré con tus padres y serás recogido en tu sepultura en paz, y tus ojos no verán todo el mal que yo voy a traer sobre este lugar.'"

2 Crónicas 34 narra los detalles sobre lo mismo del Ministerio de Hulda como profetisa. Ningún ministerio profético registrado, produjo tal despertamiento y transformación en la nación de Israel en tan corto tiempo.

D. LA ESPOSA DE ISAÍAS
Otra Profetisa mencionada en el Antiguo Testamento. Is 8:3 "Y me llegué a la Profetisa, la cual concibió, y dio a luz un hijo". Ésta fue la esposa de Isaías.

No tenemos un comentario bíblico sobre su Ministerio, pero uno se pregunta si TODAS las veces que en Isaías no se explica quién recibió esa Palabra, ella contribuyó con percepciones proféticas significativas para los extensos escritos de Isaías.

¿Podría esto explicar el porqué Isaías predijo con tanta precisión los sufrimientos de Cristo? La Biblia Dice: Ec 4:9"Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo".

No es difícil creer que el matrimonio de Isaías con una Profetisa le otorgara la ventaja singular sobre otros Profetas que no tuvieran tal dicha. No es de asombrarse por qué los escritos de Isaías son a menudo llamados "El Quinto Evangelio".

CONCLUSIÓN
Así que, el modelo Bíblico de la mujer está en conflicto con el papel que se le otorga en la mayor parte de los países del mundo. La Biblia nos Enseña la necesidad de elevar el papel de las mujeres.

Una antigua historia Israelita demuestra cuán importante era la mujer en Israel. Dice que un hombre pío se casó con una mujer pía. No tuvieron hijos, y eventualmente estuvieron de acuerdo en divorciarse.

El esposo se casó con una mujer impía y ella le transformó en un hombre semejante a ella. La mujer pía se casó con un hombre impío y le transformó en uno muy justo.

La moraleja es que la influencia de la mujer determina la vida espiritual de la familia y de la nación. Hasta cierto grado, ella era la clave de una familia próspera o la causa de su fracaso. Podía ejercer una influencia tremenda sobre sus hijos, su esposo y su nación.

Por consiguiente, las mujeres necesitan la libertad, respeto y reconocimiento a fin de que puedan expresar todos sus talentos, unciones y Dones Divinos.



Mujeres Del Nuevo Testamento En El Ministerio… (continuará)


Las mujeres judías dejaron de ser activas en la Adoración en las sinagogas. Las tradiciones talmúdicas relegaron a las mujeres a papeles inferiores y a veces subordinados, por no decir anti-bíblicos.

Aunque había un área especial en el templo conocida como la "Corte o Patio de las Mujeres", no se les permitía pasar al patio interior.

Fuentes adicionales a las Bíblicas nos dicen que las mujeres no podían leer o hablar en las sinagogas, pero podían sentarse y escuchar en la sección especial para las mujeres. Ahora, puede que las mujeres pudieran entrar únicamente en las sinagogas que operaban bajo los principios helenísticos.

El templo judío de los días de Jesús enfatizaba las distinciones étnicas y masculinas-femeninas en sus prácticas religiosas. Había seis cortes y recámaras separadas:

• En la parte externa, La Corte de los Gentiles para los extranjeros;
• En la próxima Corte ningún Gentil podía entrar, la cual incluía:
* el área restringida o Corte de las Mujeres;
* Y la Corte de Israel para los varones judíos;
• La Corte que conducía al Lugar Santo, al cual solamente los sacerdotes podían entrar;
• El Lugar Santo;
• El Lugar Santísimo.

Un cuadro diferente se revela en el Ministerio de Jesús. Lucas 8:1-3 indica que Jesús le Dio la bienvenida a algunas mujeres como compañeras de viaje. Él Animó a Martha y a María para que se sentaran a Sus Pies como discípulas (Lc 10:38-42). El Respeto de Jesús por las mujeres fue algo sorprendentemente nuevo y en completo contraste con el de los fariseos y saduceos.

En la Obra Redentora de Cristo, todas esas paredes divisorias fueron derrumbadas a tierra, y cada creyente, sin importar la raza, el sexo u otra distinción, tiene el mismo acceso a Dios. Ef 2:14"Porque Él Es nuestra Paz, que de ambos pueblos Hizo uno, Derribando la pared intermedia de separación".

La nueva Dispensación Cristiana introdujo una nueva era. En Cristo, todas las divisiones fueron canceladas entre los judíos y gentiles, entre hombres y mujeres y entre sacerdotes y laicos Ap 1:6.
Ga 3:27"Porque todos los que han sido bautizados en Cristo, de Cristo están revestidos. 28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús".

A. MUJERES EN LA Vida DE Cristo
1. María: La Madre De Cristo
María, la Madre de Cristo, fue una mujer santa y buena. De hecho, ella tiene que haber recordado el ejemplo de Ana, ya que su canto de alabanza a Dios era similar al canto de Ana (1 S 2:1-10).
Ga 4:4"Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios Envió a Su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley".
Fue María el vaso obediente, al ofrecer su cuerpo, para que Cristo fuera concebido del Espíritu Santo en su vientre.
Fue a través de la mujer que el Salvador del mundo nació. Así que, si culpamos a una mujer, Eva, por la caída del hombre, celebremos con aclamaciones por otra mujer, María, porque fue el vaso a través del cual la humanidad recibió al Salvador.

2. Ana: Una Profetisa
El Nuevo Testamento da apertura con la extraordinaria historia del nacimiento de Jesús. Durante la ceremonia de la purificación de María (Lv 12:1-6), una Profetisa -Ana- hace su aparición.
Lc 2:36"Estaba también allí Ana, Profetisa… 37Y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones".

Ana fue usada para confirmar a Jesús como el Mesías, el Libertador esperado por Israel. Así que, una mujer tendría un papel importantísimo que desempeñar en el nacimiento y dedicación de Jesús. Las mujeres también iban a tener un papel prominente en los eventos que rodearían Su crucifixión y Resurrección.

3. Mujer Perdonada: Evangelista
En la Biblia tanto los hombres como las mujeres siguieron a Jesucristo. Fueron Bendecidas y perdonadas de igual manera que los hombres.

Una mujer que había tenido cinco maridos y que estaba viviendo con otro más (con quien no estaba casada), fue Bendecida y Perdonada.

Como prueba de que Jesús nunca retuvo sus pecados contra ella, el mismo día que se convirtió ella vino a ser una de Sus Evangelistas (Jn 4:28, 29, 39). Ella trajo a Cristo a toda su aldea.

4. Las Mujeres Respaldaron A Jesús
El único registro de apoyo financiero otorgado a Jesús está en Lucas. Lc 8:2"Y algunas mujeres... 3Le servían de sus bienes".

Es obvio que aquellas mujeres disponían de dinero (algo negado a las mujeres en muchas culturas paganas); de otra manera, ellas no habrían podido donarlo para la Causa de Jesús. En las culturas Cristianas occidentales (1950), 80% del sostén para la Obra del Señor aún viene de las mujeres.

Esas mismas Iglesias, en las naciones occidentales, que le niegan a las mujeres el papel de liderazgo o Ministerio, solicitan ansiosamente su dinero, envían a las mujeres como Misioneras a otros países y ordenan su silencio en la Iglesia, y enseñan puntos de vista no Bíblicos respecto al papel que NO deben desempeñar.

5. Mujeres En La Cruz
Jn 19:25"Estaban junto a la cruz de Jesús, su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena". La última persona que permaneció en la cruz fue una mujer Mr 15:47.

a. ¿Dónde Estaban Los Hombres?
1) Los Discípulos Habían Huido. Mt 26:56"Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron".
2) Pedro Le Siguió A La Distancia. Mt 26:58"Mas Pedro le seguía de lejos hasta el atrio del sumo sacerdote; y entrando, se sentó con los alguaciles, para ver el fin".
3) Pedro Le Negó. Esto vino como resultado de que Pedro negara conocer a Jesús Mt 26:72.
4) Marcos Huyó Aterrorizado. Marcos (el escritor del Evangelio) corrió por su vida. Mr 14:51"Pero cierto joven le seguía, cubierto el cuerpo con una sábana; y le prendieron: 52Mas él, dejando la sábana, huyó desnudo".

Lo anterior debe hacer que los hombres se tapen los rostros de vergüenza por tal cobardía. Mujeres valientes estuvieron dispuestas a arriesgar sus vidas por Jesús. Los hombres huyeron para salvar sus propias vidas.

5. Una Mujer Fue La Primera En Anunciar La Resurrección
a. Primero En La Tumba. La primera persona en ir a visitar la tumba, fue una mujer (Jn 20:1).
b. La Primera En Anunciar. La primera persona en proclamar el mensaje de la Resurrección fue una mujer (Mt 28:8).

Fue una mujer quien predicó el primer sermón sobre la Resurrección. Ella lo predicó a los mismos Apóstoles. Jesús se lo Dio. (Jn 20:17,18).

Hoy (2007), todavía hay Congregaciones en que a las mujeres se les dice a menudo que no prediquen ni enseñen. Sin embargo, Jesús Envió a una mujer con el siguiente mensaje: "Ve, da las Nuevas a mis hermanos de que he Resucitado".

¿Dónde estaban esos "hombres valientes" en la mañana en la cual Jesús Resucitó de los muertos? ¡Una mujer SÍ estaba ahí!

El Cristo Resucitado Apareció y Habló primeramente a una mujer. Es muy extraño que las mujeres sean enseñadas a permanecer calladas.

Su Muerte y Resurrección Levantó a la mujer de su estado caído y la Restauró a su lugar correcto en el Reino de Cristo. Ella es libre, ahora, para pararse al lado de su marido igualmente digna para exponer el Mensaje Cristiano del Nuevo Testamento por todo el mundo.

B. LAS MUJERES Y EL Evangelio
Cuando Jesús Dijo: "Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura", la misma fue para todo creyente, sin importar el género, color, raza o cultura.

1. Las Señales Y Milagros Seguirían A Ambos Géneros
Cuando Él Clasificó los Milagros y Señales que acompañarían el Ministerio del Evangelismo, Él Especificó: "Estas señales seguirán a LOS QUE CREYEREN". Esto incluía ambos géneros.

Jesús Dijo: "El que cree en Mí, las cosas que Yo Hago, Él también las hará". Esto incluía tanto a los hombres como a las mujeres, y muchas mujeres grandes y Líderes han sido lo suficientemente fuertes y valientes para demostrarlo.
Juan 14:12-14, es para ambos géneros. Esto incluye a las mujeres, SI LAS MUJERES TIENEN SUFICIENTE FE PARA CREERLO Y ACTUAR SOBRE LO MISMO.

Si yo fuera una mujer, clamaría Juan 15 de una manera personal. De lo contrario, solamente los hombres podrían ser Salvos.

2. Las Mujeres Revestidas Para Testificar
Entre las primeras personas en ser Revestidas del Poder del Espíritu Santo para ser testigos de Cristo estuvieron las mujeres (Hch 2:4; 1:8). Después de que Jesús Ascendió al Cielo, varias mujeres se reunieron con los discípulos en el Aposento Alto para orar. Estas mujeres, probablemente, oraban audiblemente en público.

Cuando Jesús Dijo en Hechos 1:8: "Pero recibirán Poder, cuando haya venido sobre ustedes el Espíritu Santo…", esa promesa fue para las mujeres también. "Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, CON LAS MUJERES" (v 14).

No hay duda alguna al respecto. Entre aquellos que asistieron al primer culto de oración para recibir el Poder Prometido, había un grupo de mujeres (Hch 1:14).

"Y fueron TODOS llenos del Espíritu Santo" (Hch 2:4). ¿Para qué? Para cumplir Hechos 1:8: "...y me serán testigos...". Esto incluía ambos géneros.

Cuando reflexionamos sobre el estado represivo del sistema del Templo Judío bajo el cual estaban las mujeres en los tiempos del Nuevo Testamento, y el hecho de que ni siquiera se les permitía acercarse al área de adoración, sino que eran restringidas al patio o corte exterior de las mujeres, no es por accidente que el Espíritu Santo especifique que estaban en "oración y ruego, CON LAS MUJERES", y que "fueron TODOS llenos", a fin de que TODOS hicieran la Obra de Evangelismo.

Tanto los hombres como las mujeres, se congregaron en el hogar de la madre de Juan Marcos para orar por la liberación de Pedro (Hch 12:1-17).

Tanto los hombres como las mujeres, oraban regularmente en las Iglesias del Nuevo Testamento. Esa es la razón de por qué el Espíritu Santo Dio instrucciones tanto a los hombres como a las mujeres acerca de cómo orar (y profetizar) en público (1 Co 11:2-16).

C. LAS MUJERES GENTILES Y EL Evangelio
Las primeras personas en recibir a los Misioneros Cristianos en Europa: a Pablo y Silas, fueron un grupo de mujeres de oración. Hch 16:13"Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido".
Esas mujeres fueron los miembros fundadores de la Iglesia de Filipo. Flp 4:1Así que, hermanos míos, amados y añorados, gozo y corona mía, estén así firmes en el Señor, amados. 2Ruego a Evodia y a Síntique, que vivan en armonía en el Señor. 3…te ruego que ayudes a estas mujeres que han compartido mis luchas en la causa del Evangelio, junto con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el Libro de la Vida..

Aquí se mencionó a las mujeres que "...laboraron con Pablo en el Evangelio". Sin duda alguna, la disputa que emergió entre esas mujeres se debió al conflicto surgido por los papeles de su liderazgo.

1. Lidia
La historia de esta mujer extraordinaria es digna de ser considerada. Ella fue la primera convertida en Europa.
Hch 16:14"Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor Abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía".

Era una mujer que aparentemente se veía saludable. Tenía un hogar lo suficientemente grande como para acomodar a su propia familia, y también tenía recámaras para hospedar a Pablo y a Silas. Hch 16:15"Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si han juzgado que yo sea fiel al Señor, entren en mi casa, y quédense…".

Más tarde, en el Ministerio en Filipo, Pablo y Silas fueron encarcelados. El terremoto los libertó. Lidia dio la bienvenida en su hogar a esos apóstoles heridos y azotados para que descansaran y se recuperaran.
Hch 16:40"Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia, y habiendo visto a los hermanos, los consolaron, y se fueron".

El historiador Eusebio indica que ella dirigió a la Iglesia de Filipo por un tiempo. Puede ser que uno de estos versículos haga referencia de Lidia: Fil 4:3"Asimismo te ruego… que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el Evangelio…".

Como vendedora de púrpura (color de la realeza en las naciones occidentales), se ha dicho que ella tenía buenos contactos entre las familias más influyentes del Imperio Romano. Ella aprovechó esa ventaja para difundir el Evangelio a esas familias ricas de gran influencia política.

2. Priscila
Fue quien le explicó "más exactamente el camino de Dios" (Hch 18:24-28) al poderoso predicador Apolos. Esto es asombroso, ya que Apolos es descrito como "varón elocuente, poderoso en las Escrituras..." (Hch 18:24). Es todavía más asombroso cuando la Iglesia moderna de hoy (2007) no permite que las mujeres ni siquiera hablen en algunas Congregaciones.

3. Las Cuatro Hijas De Felipe
"…saliendo Pablo y los que con él estábamos, fuimos a Cesarea… a la casa de Felipe el Evangelista… y posamos con él. Éste tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban" (Hch 21:8, 9).

Aparentemente Felipe no sabía que no se le permitía a las mujeres orar ni profetizar, como la Iglesia ‘moderna’ enseña. Su amada familia fue un modelo de espiritualidad y orden santo.
Estoy seguro de que Felipe conoció las promesas: Is 44:3"…mi Espíritu Derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos".
Jl 2:28"Y después de esto Derramaré Mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán… sus hijas".
Hch 2:17"Y en los postreros días, Dice Dios, Derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne, y sus hijas profetizarán…".

Hch 2:38"Pedro les dijo: Arrepiéntanse, y bautícese cada uno… 39para perdón de los pecados; y recibirán el Don del Espíritu Santo. Porque para ustedes es la promesa, y para sus hijos…".

Fue por eso que Felipe aceptó esas Promesas Bíblicas para sus hijas, y una Gloriosa Unción Profética Descendió sobre ellas. Las hijas de Felipe hacían lo que la Biblia Dice: ellas profetizaban.

4. Febe
En la Iglesia de Cencreas, había una diaconisa llamada Febe, de quien Pablo dijo: Rm 16:2"… ella ha ayudado a muchos…". El historiador Eusebio, dice que ella supervisaba las Iglesias de dos ciudades y viajó extensamente en el Ministerio.

5. Junias
Junias es un nombre femenino en griego. Ella fue llamada: apóstol. Rm 16:7"Saludad a Andrónico y a Junias… ὁ, (ho; los cuales) son muy estimados entre los apóstoles…".



LOS CUALES, incluye el género masculino y femenino. Así que, cuando Pablo dice: "LOS CUALES son muy estimados entre los apóstoles", está incluyendo a Andrónico y a Junias.
1 P 3:5"Porque así también se ataviaban en otro tiempo ὁ, (ho) aquellas santas mujeres que esperaban en Dios…".
Esta es una evidencia convincente respecto a que uno de los 22 apóstoles mencionados en el Nuevo Testamento era una mujer.

6. Evodia Y Síntique
Evodia y Síntique eran Líderes en Filipo. Fil 4:3"…que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el Evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores…".

Cuando Pablo habla de esas mujeres como "mis colaboradoras", quiere decir que estaban haciendo una obra similar a la que Pablo había hecho.

7. La Dama Elegida
2 Jn 1:1"El anciano a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en la verdad…".
Cuando uno medita en la carta del Apóstol Juan, la SEÑORA elegida, es evidente que era una Líder de prominencia y autoridad.
La terminología "SEÑORA" viene de la raíz griega KURIA, que es la forma femenina de KURIOS: un título de respeto: " suprema en autoridad" (en este contexto, probablemente se refiere a ella como la Pastora Anciana de la Iglesia de su casa).

Juan le encarga la responsabilidad de cuidar la integridad doctrinal personal (y por implicación, de la Iglesia que se congrega en su hogar). 2 Jn 1:10"Si alguno viene a ustedes, y no trae esta doctrina, no lo reciban en casa, ni le digan: ¡Bienvenido!".

Este sería el papel normalmente asociado con un ANCIANO en la Iglesia (Hch 20:17; 28:31). Podríamos entonces concluir que ella ocupaba el papel o posición de un pastor o una diaconisa.

8. Jezabel, La Falsa Profetisa
La Iglesia de Tiatira recibió una amonestación severa de parte del Cristo Resucitado: Ap 2:20"Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos". Podemos aprender varias lecciones de este incidente.

a. Reprendida Por La Inmoralidad. Si Jesús y los apóstoles no hubieran permitido a las mujeres que fueran "profetisas" en la Iglesia, ¿por qué había una en esta Iglesia? La reprensión fue por la inmoralidad y la asociación con la idolatría, no por el hecho de reclamar que fuera una profetisa.

b. Reprendida Por Enseñar Doctrinas Falsas. Si Jesús y los Apóstoles no permitían que las mujeres "enseñaran" en la Iglesia, ¿por qué Jezabel enseñaba? La reprensión fue porque ella estaba enseñando falsedades, y no por el hecho de que enseñara a la Iglesia.

D. CONCLUSIÓN
De toda la evidencia, uno solamente puede llegar a la siguiente conclusión. La preponderancia del Liderazgo en la Biblia era masculina (los hombres). No obstante, a las mujeres Ungidas de Dios, escogidas y consagradas, nunca se les negó ejercer papeles o posiciones de Liderazgo, ni el derecho para funcionar en un determinado don o Llamamiento Divino. ¿Cómo es posible que nos atrevamos a seguir nuestras tradiciones eclesiásticas contra esta montaña de evidencia Bíblica y negar a las mujeres su libertad de expresión legal y Bíblica?


Por Drs. T.L. Y Daisy Osborn, con Ralph Mahoney

enviado por "miZIONeros Pedroza y Valadez"
http://gsusincorporation.blogspot.com/

Publicado por Edith Gero en 16:12 Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
Etiquetas: La Biblia y la mujer 0 comentarios:

En los escritos de Pablo (a pesar de aquellos dificiles de entender, sobre los que hemos intentando hacer un acercamiento exegetico cuidadoso), vemos que se pone de manifiesto la importancia que tuvieron en el ministerio del apostol las mujeres.

Vemos que Pablo contaba en sus misiones con colaboradores y colaboradoras, éstas últimas con responsabilidades concretas. Lidia es un ejemplo de las mujeres de negocios que se convierten al evangelio por la predicación de Pablo en Filipos. Originaria de Tiatira, en Asia Menor, ciudad famosa por el comercio y fabricación de púrpura. El libro de Hechos incide en el relato del momento de conversión de Lidia y su casa. Fue la primera persona de origen europeo que se convirtió, hospedó a Pablo junto con Silas y Lucas (Hch. 16.14–15, 40). Evidentemente era una mujer de negocios (Hch. 17.4, 12); estaba al frente de su hogar, y por consiguiente se cree que era viuda o soltera. “La púrpura o tinte de Lidia, a cuyo comercio se dedicaba, era un producto renombrado. Era prosélita judía, y oraba y hacía abluciones a la orilla del río, su
relación con la fe judía probablemente se remontaba a la colonia en Tiatira. Para la iglesia cristiana que se estableció allí, Ap. 1.11; 2.18–29. Lidia puede estar incluida en la referencia de Pablo en Fil. 4.3, pero como no se la menciona por nombre, es posible que hubiese muerto o abandonado la ciudad. Su hospitalidad se hizo tradicional en la iglesia.

Tras este pequeño resumen de una de las primeras conversiones de una mujer tras la predicacion de Pablo, creo que seria interesante y esclarecedor, detenernos centrandonos un momento en la carta a los Romanos y la primera a los corintios, y las mujeres que Pablo relaciona directamente con su ministerio apostolico.

En el texto de Romanos 16:1-16, se enumera una lista de saludos, y el motivo breve de cada uno. Parece que esta comunidad, servia, trabajaba y sufria en conjusto hombres, mujeres, ancianos y jovenes, por el avance del evangelio.

La lista de mujeres contiene 12 nombres, la de los hombres 17. En los motivos de gratitud de Pablo a estas mujeres, usa palabras como, ministras (diakonos), protectora (prostatis), dice que expusieron sus vidas junto con la de los varones para salvar la vida de Pablo.
En el hecho de que Pablo diese los nombres de aquellas que trabajaron con el ha permitido dejar una huella historica en el devenir del tiempo, para que permanezcan como referentes en la memoria del cristianismo.

En primer lugar saluda a Febe, “Os recomiendo a nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia en Cencrea; que la recibáis en el Señor de una manera digna de los santos, y que la ayudéis en cualquier asunto en que ella necesite de vosotros, porque ella también ha ayudado a muchos y aun a mí mismo.” v.1-2.

Saluda a la iglesia que se reúne en casa de Prisca y Aquila, notando que pone primero el nombre de ella, “Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús”v.3, sigue con su saludo a “Saludad a María, que ha trabajado mucho por vosotros.”v.6. más adelante saluda a “Trifena y a Trifosa, obreras del Señor”v.12 y a “la querida hermana Pérsida, que ha trabajado mucho en el Señor.”.

Otra pareja importante a la que saluda es a Andrónico y Junias, éstos son presentados como “mis parientes y compañeros de prisión”v.7, añadiendo el reconocimiento de su labor en los inicios del cristianismo, diciendo que “se destacan entre los apóstoles (apostolois) y quienes también vinieron a Cristo antes que yo.”v.7. Saluda por último a varias mujeres de forma indirecta, “Saludad a Rufo, escogido en el Señor, también a su madre y mía.”v.13, a Nereo y su hermana, v.15.

También en la carta a los colosenses saluda a la iglesia que se reúne en casa de Ninfa, (Col.4:5). En la carta a los Filipenses 4:2, exhorta a dos mujeres, Evodia y Síntica, a unificar sus criterios, pues “lucharon por el evangelio a mi lado”.

Segun antiguas inscripciones grecorromanas e inscripciones judias, se ha podido conocer el origen de estos nombres y la condicion social a la que pertenecieron.

Al analizar los terminos que Pablo usa para hablar de estas mujeres, son los mismos que usa cuando habla de hombres. Cuando presenta a Febe usa dos terminos, hermana, ya que pertenece a una iglesia, y diaconisa, para referirse a la funcion ministerial que ejercia en la iglesia de Cencreas.

Según el uso que Pablo hace del término diakonos en sus cartas, podemos deducir los matices que tiene en este versículo. Lo utiliza para referirse a él mismo, a sus colaboradores, y aquellos que continúan su labor en las comunidades cristianas, entendiendo el vocablo como “ministro”
Leamos mis amados:
No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra capacidad viene de Dios.6 Él nos ha capacitado para ser servidores de un nuevo pacto, no el de la letra sino el del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. 2Corintios 3:5-6
3 Por nuestra parte, a nadie damos motivo alguno de tropiezo, para que no se desacredite nuestro servicio.4 Más bien, en todo y con mucha paciencia nos acreditamos como servidores de Dios: en sufrimientos, privaciones y angustias; 2 Corintios 6:3-4

Dice de Febe, que para muchos incluyéndose el mismo Pablo, ha actuado como una protectora, prostatis. En latín se traduciría como patrona, que “…designa una tarea jurídica reconocida a aquel que tomaba bajo su tutela a un extranjero o un liberto”42 . Entendemos por las palabras de Pablo que Febe era una cristiana reconocida y querida por la comunidad a la que asistía y guiaba en Cencreas.
Pablo no tiene ningún problema en reconocer la tarea y posición influyente de esta mujer ante los hermanos.

Envia su saludo tambien a Priscila y Aquila, como sus colaboradores. La palabra que utiliza en griego es synergoi, que es usada tambien en referencia a Urbano en Rom.16:9 y a Timoteo en Rom.16:21. Designando asi a sus colaboradores en la actividad misionera, personas de confianza para Pablo, como Tito (2Cor. 8:23) o Timoteo (Fil.2:19).

Al mencionar el compromiso misionero de servicio a la iglesia de esta pareja cristiana, es curioso que cite primero a la mujer antes que a su marido, creo que se hace manifiesto el hecho de que en el ministerio que ejercian, Prisca era la que tenia la iniciativa, aunque de todos modos lo realmente relevante es que ambos son mencionados como colaboradores, hombre y mujer o como diria Pablo en esta ocasion, mujer y hombre.

La tercera mujer que se menciona con estos saludos oficiales, es Maria, aqui la palabra usada es afanarse o trabajar, del verbo griego kopiao, con el que Pablo suele designar el trabajo misionero y pastoral dentro de la iglesia local.

Queda claro que en el ministerio de Pablo no cuenta solo con hermanos varones como colaboradores, dignos de reconocimiento y estima, sino que sin ninguna clase de escrupulos Pablo cita a mujeres que han servido mano a mano con el, por las que siente respeto y aprecio.

Ojalá nosotros aprendamos hoy también a valorar a las personas que nos lideran y nos sirven, sin hacer excepción de género o condición social, como tampoco lo hizo Jesús, y como es lógico, tampoco Pablo.

Ya no hay judío ni *griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.

Otra version mis amados:
“Ya no importa el ser judío o griego, esclavo o libre, hombre o mujer; porque unidos a Cristo Jesús, todos ustedes son uno solo.” Gálatas 3:28

Con esta verdad....que esta dentro de la palabra......somos mas que vencedores en El y por El.
No olvidemos que una mujer en la manos de Dios.......Todo lo puede, porque en CristoJesus ....Todo es posible.

Bendiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario