Verso de Hoy

GENNEMAARASDIANOIALOGIA


GENNEMAARASDIANOIALOGIA
Esto es el estudio del pensamiento de las maldiciones generacionales, este tema es el más mencionado de los últimos años dentro de las iglesias pentecostales e independientes. El tema ha entrado tan fuerte que se ha convertido en un dogma en materia de fe en millones de creyentes y en miles de congregaciones. Creando como quien dice un estilo teológico, un tipo de evangelio de liberación y sanidad interior, dando esto el nacimiento cazas demonios que buscan encontrarlos hasta debajo de las piedras. Muchos ya tienen consultorios de exorcistas, faltándole ya solo la línea 1800 de exorcismo.

Es lamentable que la gente crea en los predicadores que le hacen creer que están pasando una necesidad o problema porque tienen que romper maldiciones generacionales de sus ancestros lo cuales lo han marcado por generaciones después de sus muertes y que el Sacrificio de Jesús en la cruz del calvario no rompió, esto es totalmente anti-bíblico ya que en la muerte de Jesucristo se rompe todo maleficio, porque la maldición mas grande del hombre es el pecado por el cual Dios maldijo la tierra. En el Sacrificio de la cruz Jesús dijo todo esta cumplido, “Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19:29-30).

La palabra griega que expresa consumado es gr. teleo del verbo teleioteis, en ambos casos significa consumador, obra llevada a la plenitud perfecta, así, cuando Jesucristo nos salva nos salva enteramente de todo peso de pecados o maldiciones, muchos cristianos hoy viven aterrorizados por estas maldiciones y andan buscando pastores encargado según ellos para esa tarea de romper maldiciones generacionales, de cristianos que ya han aceptado a Cristo como salvador, pero que todavía no han sido libertado completamente por el sacrificio de Jesús en la cruz del calvario.

Quiero añadir aquí un refrán que dice “el que no rezo en vida no podrá rezar en muerte”, esto es lo mismo decir si Jesucristo no rompe tu maldiciones generacionales y pecaminosa ¿Qué pastor o hombre mortal lo podrá hacer?

Las arasgennemas, que significan estar maldito por maldición, o por pecados cometidos en el pasado o por nuestros ancestros, tienen su origen en un texto bíblico que se ha hecho famoso en estos últimos tiempos con el movimiento de liberación de maldiciones generacionales y sanidad interior, que quede claro que esto nada tiene que ver con la teología de la liberación que es otro asunto. Veamos el texto “No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos”. (Deuteronomio 5:9). Aquí en este contexto Dios esta hablando de idolatría, y maldad de todos los pecados de los ancestros hasta la cuarta generación de sus descendientes, aquí no habla de maldiciones de demonios, este castigo hasta la cuarta generación es sobre los que aborrecen a Dios y no para lo que aman a Dios, ya que para los que aman a Dios el hace millares de misericordia para los que guardan sus mandamientos, y no hay maldición para los hijos de Dios que le alcance.

Si, estamos de acuerdo de que las maldiciones de los que aborrecen a Dios le persiguen a ellos y su descendencia, aun mas allá de la cuarta generación, talvez toda la vida por generaciones en generaciones, pero esto solo persiste cuando el individuo de cualquier generación ascendente no se entrega a Jesucristo como su salvador personal y se arrepiente de sus pecados, ya que Jesucristo dice “que si el hijo os libertares seréis verdaderamente libre".

© Dr. Ramon Murray.

Populares

Los Nefelines, los gigantes y los Gibborim.

Frases contra Dios que han causado la muerte de muchos famosos.

HISTORIA DE LA TEOLOGIA DE LOS GRANDES AVIVAMIENTOS