BIENVENIDOS Y BENDECIDOS EN NOMBRE DE DIOS SEAN TODO/AS

Recuerden que "para los hombres y mujeres de fe, lo bueno de esto es lo malo que se está poniendo el mundo". Le desafío a "pensar en grande, a creer en grande, a hablar en grande, a hacer cosas grandes, pues tenemos al único Dios grande"

COPYRIGHT: DR. RAMÓN MURRAY

Datos personales

Mi foto
Miami, Florida, United States
El Dr. Ramón Murray (Teólogo, Filosofo, y Educador) nació en la Republica Dominicana el 23 de febrero de 1959. Adquirió su bachillerato en medios masivos de comunicación mención Artes Cinematográficas y Producción de Televisión en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). En el Faith Theological Seminary & Christian College en Tampa, Florida obtuvo su Maestría en Teología, Doctorado en Educación y Mass Comunicación, y su Doctorado en Filosofía y Consejería Pastoral y Familiar.Tambien tiene un doctorado en Teologia. Actualmente el Dr. Murray es el Presidente/ Fundador del Ministerio Misionero de Enseñanzas Bíblicas “Ancla de Salvación Internacional” en Miami, Florida donde pastorea una Iglesia. Al mismo tiempo se desempeña como Decano y profesor del Faith Theological Seminary, para el área hispana en Miami, Florida. Además es autor de los libros Manual Practico para el Ministerio Juvenil y Tu Martillo y Yo Clavo Nueva Teologia del Pensamiento Postneopentecostal. Creados Para Vencer, Como Llegar a Las Grandes Ligas

martes, 30 de agosto de 2011

EL CASO CLINICO DE ANA, EL TERRIBLE CASO DE UNA VIOLACION



ESCRITOPOREL DR. LEO GUERRERO, Ph.D., M.C.C.


INTRODUCCIÓN


El contexto de la tragedia que atravesó Ana, que por cierto pudiera ser perfectamente un hecho de la vida real, se desenvuelve en circunstancias muy adversas.
Para tener un punto de referencia--en este papel--nos referiremos a lo ocurrido como: “El Caso de Ana”. Además, analizaremos tres áreas primordiales que son básicas para una correcta evaluación y disposición de la consejería. Estas tres áreas se designan como Historial Clínico, Sintomatología y Prescripción.
Historial Clínico, en este caso en particular, son las circunstancias y eventos que tomaron lugar y que finalmente culminaron en el embarazo de la una joven ultrajada sexualmente.
Sintomatología, sería en el caso de Ana, las posibles reacciones psicológicas póstumas a los eventos, que en esencia afectaron y se produjeron tanto en la joven como en el padre de la joven.
Prescripción, por ultimo, se refiere a la receta que contiene las indicaciones que deberá seguir o aplicar el o los aconsejados, para un posible y efectivo remedio y consecuentemente sanidad del mismo.
Al finalizar las tres áreas ya mencionadas, convergeremos a la pregunta de quien es el padre del bebe. Este intento y resumen de los eventos, no es mas que una interpretación y posible sugerencia a la identidad de quien posee paternidad como resultado de la violación a Ana.

HISTORIAL CLINICO

En primer lugar, según el Historial Clínico en el caso de Ana, nos encontramos con una residencia que en esa instancia no tiene mas que una persona dentro. Lo peor de todo es que esta persona es una jovencita de dieciocho años de edad llamada Ana, y el macabro incidente, que por cierto deja muy malos sabores, ocurre a la 3:00 de la madrugada. Según el Historial Clínico, el padre de Ana, quien es un Obispo de alguna denominación, teniendo la responsabilidad de supervisar iglesias, no se encontraba en casa esa noche. Lamentablemente, la joven es dejada sola cuando, inesperadamente, a esas horas de la madrugada, tres individuos de la raza negra irrumpen en la casa donde se encontraba Ana y proceden a asaltar la residencia y eventualmente a violar sexualmente a Ana. La violación fue ejecutada repetidamente e individualmente por cada uno de los negros. Como resultado de esta múltiple violación, Ana queda embarazada, fecundando el bebe de uno de sus violadores.

Este seria básicamente el Historial Clínico que tenemos de Ana, todos los demás pormenores y detalles tienen su respectivo lugar mas adelante en este papel.


POSIBLE HISTORIAL CLINICO COMPLETIVO


Reconociendo que la información del Historial Clínico es limitada, y a su vez no ofrece amplios ni detallados datos del caso, necesitaríamos hacer entonces, lo que se designa como un Historial Clínico Completivo. Solo así se podrían lograr llenar los espacios de lagunas evidénciales, y desarrollar un mas efectivo panorama de lo sucedido.

Del Historial Clínico de Ana, que comprende sus datos personales, tenemos solamente su nombre y su edad. Se omiten datos como su residencia en alguna posible localidad peligrosa de la ciudad como por ejemplo un “ghetto”, o sencillamente un suburbio de gente humilde y trabajadora o inclusive, alguna zona tranquila y residencial de la alta sociedad.

Esto de vivir en una área segura, minimizaría las posibilidades de este tipo de asalto, pero sin duda alguna no las eliminaría del todo. Incluso, este asunto de casos de violación es algo que comúnmente se ofrece en todos los aspectos de la sociedad. El hecho que los violadores de Ana fueran negros, ofrece un cuadro que tiende a estereotipar un sector de nuestra estructura social. Al sugerir que fueron tres negros, se piensa en tres posibles “gangueros”, “dropouts” sin una educación académica y sin principios Cristianos; y sin duda de familias indigentes. La verdad de las cosas es que la realidad pudiera estar muy lejos de lo mencionado. Gary Collins, presidente de la Asociación Americana de Consejeros Cristianos (American Association of Christian Counselors) declara en su libro, que en una entrevista televisiva, estudiantes universitarios hablaban abiertamente de sus envolvimientos en pornografía grafica y videos de “adultos”. Lo universitarios entrevistados decían que esta obsesión por la pornografía les hacia ver las mujeres como simples objetos sexuales. Esto, a su ves, les inducía a cometer violaciones a plena luz del dia. Si este impulso los motivaba a perpetrar sus fechorías por el dia, ¿Que mas se podría esperar por la noche?, como en el saco de Ana.

Volviendo al posible historial completivo de Ana; Tampoco tenemos su país de origen o simplemente incidentes anteriores que fueran de la misma índole y pudieran dar luz a lo sucedido. Sabemos que tiene un padre que es Obispo, pero no se nos dice nada de su madre o hermanos. Por supuesto que al no tener estos y otros detalles, podríamos hacer algunas asunciones inteligentes del caso y agregar al escenario, que Ana es de la raza Blanca o al menos Hispana. También viene al caso asumir que por razones obvias tales como ser hija de un ministro, y tener convicciones Cristianas Ana pudiera haber sido virgen. Esto, sin duda, afectaría posteriormente su estado anímico y emocional después de una violación. Podríamos pensar que es hija única, esto daría la posibilidad de que halla sido sobreprotegida como hija, en esta eventualidad, la magnitud de la sintomatología pudriera ser aun mas pronunciada. Además, el hecho de que al tener solamente dieciocho años de edad pudiera haber sido soltera--pues no se dice nada de algún esposo. Estos y otros detalles serian razones para ahondar en importantes factores los cuales a su vez modificarían substancialmente el margen del Historial Clínico, y muy posiblemente la sintomatología.

SINTOMATOLOGÍA


Abordando primeramente el aspecto sintomatologico de Ana, podemos ver que ella a sido directamente afectada mas que ningún otro personaje involucrado en este drama. No solo a sido afectada en el aspecto biológico y maternal del asunto, sino en el conflicto psicológico que conlleva tal incidente. La primer muestra de rechazo a lo ocurrido, es el hecho de que Ana no quiere al bebe. No solamente no lo quiere, sino que tampoco quiere que nazca. La sintomatología de Ana es el total rechazo al bebe hasta el punto de querer abortarlo y desecharlo de su cuerpo y, por consiguiente, de su mente si fuese posible. Sus argumentos son validos, según ella, y son impulsados por muchos factores que influencian sus síntomas de rechazo. No es para menos querer abortar la criatura que lleva en su vientre, cuando esta vino como consecuencia de una brutal violación a su cuerpo, a su persona, a su moral, a su dignidad, a su virginidad, a sus metas como mujer, y a sus derechos como individuo. Suprimir estos sentimientos estimulados por el vívido recuerdo de la violación, sería como intentar hacerle creer—a Ana--que nunca ocurrió nada. No obstante, canalizar estos síntomas para que no continúe el daño, es el íntegro propósito del consejero.

PROYECCION
Por otra parte no podemos dejar a un lado la posibilidad de que Ana albergue sentimientos de rabia, temor, odio, culpa y asta repugnancia para con individuos de la raza negra; todo a consecuencia de lo que le hicieron. En realidad toda su perspectiva, para con los negros, puede llegar a ser turbia e imprecisa. Lo peor de todo es que sus sentimientos pudieran abarcar a toda esta raza, generalizando y proyectando un sentimiento de culpabilidad ante todo hombre negro. Estos síntomas son categorizados como mecanismos de defensa, y en la mayoría de los casos, son manifestados totalmente de una forma inconsciente. Según Bernardo Stamateas, “Cuando hablamos del termino [defensa], nos estamos refiriendo a aquellos mecanismos o conductas que el yo utiliza para mantener un equilibrio de la personalidad” . También lo afirma Hoff en su libro, El Pastor como Consejero, diciendo: “Los mecanismos de defensa o de escape están relacionados con el inconsciente” . Esto viene a ser de suma importancia en el contexto de otras consejerias a nivel general. Digo esto porque en dados casos de la consejeria, el consejero puede encontrarse con personas que albergan rencor o fobias u otros aspectos de la sintomatología, expresando sentimientos negativos para con ciertas personas, cuando en realidad sean proyecciones que inconscientemente se manifiesten.

Ahora, la proyección de Ana pudiera ramificarse. Aunque los inmediatos perpetradores y culpables del crimen fueron los tres negros, el padre de Ana puede que halla jugado un papel de indirecta irresponsabilidad en el Historial Clínico. Puede que Ana proyecte culpabilidad hacia su propio padre y asocie lo sucedido con su ausencia esa noche. Quizás Ana sienta un enorme resentimiento contra su padre por el hecho de haberla dejado sola en casa. El Historial Clínico declara enfáticamente que Ana, “es dejada sola”. Esto pudiera haber sido algo normal y frecuente en el itinerario del Obispo, como también algo inesperado y no acostumbrado. Como sea el caso, ella “es” dejada sola, queriendo decir que concientemente fue dejada sin protección ni seguridad.

Proyección Externa

Los dos casos de proyección mencionados arriba, son considerados como “Proyección externa” ya que el, o los culpables proyectados por Ana, no es ella misma sino otros individuos. Este mecanismo de defensa intenta proteger a la persona—en este caso a Ana--de sentimientos retrospectivos de culpa. Ella, en este caso, se sentiría totalmente inocente, viéndose solo como la victima del error de su padre y el ultrajo de los tres negros.

Proyección Externa Inversa

Mirando el incidente desde el punto de vista del padre, el padre de Ana también refleja síntomas de Proyección Externa. Externa porque no hay indicios de que él se sienta culpable por lo ocurrido. No obstante, por sentido común se entendería que él culpara a los tres negros, aunque todo esto pudiera ser relativo. Sin embargo, según la historia, su razonamiento aboga a favor de la criatura en gestación, y esto, por el simple hecho de que el bebe no tiene la culpa de su existir. Claro, este clemente sentimiento para con el bebe en gestión puede estar directamente relacionado a sus fuertes convicciones Cristianas. De todos modos, este sentir pudiera considerarse como Proyección Externa Inversa. La culpa es de los tres negros, pero inversa porque él ve la criatura como alguien que no debe pagar por la maldad de otros. Quizás en sus convicciones Cristianas llega a mirar la criatura, inclusive, como una bendición de Dios.

Proyección Interna

La Proyección Interna tiene que ver con asociar la culpabilidad del caso con uno mismo. Es decir, atribuirse sentimientos de culpa y de responsabilidad por lo ocurrido. En el caso de Ana, no vemos tal cosa, pero indagando mas a fondo se podría descubrir que sí existe tal impresión personal. Esto puede deberse al hecho que Ana recuerde no haber asegurado bien el cerrojo de la puerta antes de acostarse; esto haría que se culpe ella misma por su error. O que se halla descuidado al no cerrar las cortinas de las ventanas cuando ella se desvestía; esto también pudiera acusarla de provocación indirecta.

Mirándolo desde la perspectiva del padre de Ana, esta Proyección Interna de culpabilidad pudiera ser mas apreciable. Digo esto porque él, como padre, pudiera haber estado en casa esa noche, pudiera haber dejado algún miembro de la familia con Ana, pudiera haber llevado a Ana con él en su viaje, pudiera haberse percatado que todo iba a estar bien. Las posibilidades de haber prevenido el crimen estaban es sus manos. Claro, Si solo hubiera amado inteligentemente y preventivamente a su hija, esto pudiera haber sido prevenido.

REFRACCION
El recuerdo del patético incidente que sufrió Ana le puede ser emitido teóricamente desde cualquier individuo o móvil, que por alguna u otra razón le traiga recuerdos de su tortura pasada. Este trastorno psicológico es conocido como Refracción. Esta Refracción pudiera ser iniciada por características físicas, vestimenta, apariencia, el medio ambiente o verdaderamente cualquier entidad que le remita mentalmente lo ocurrido. Siendo esto un mecanismo de defensa, este sistema, alerta a la persona y la pone en estado de precaución y cautela. En el caso de Ana, ella pudiera asimilar inconscientemente su tragedia cada vez que vea un individuo de la raza negra, y asegurarse de un pronto escape no solo físico sino psicológico..

PRESCRIPCIÓN


Después de un minucioso y exhaustivo análisis de la sintomatología, que envolvería todas y cada una de sus ramificaciones y consecuencias, se podría solamente así, llegar a una aplicable y efectiva receta. Siempre, con la esperanza de aplacar, y posiblemente erradicar el mal psíquico-espiritual que como resultado a dejado el incidente en la vida del aconsejado.

En el caso de Ana varios factores se tendrían que tomar en cuanta. Tenemos primeramente el problema de que Ana no quiere al bebe; ella lo quiere abortar. La razón por la cual lo quiere abortar es por la forma en que lo obtuvo. Quizás sea difícil lograr que ella llegue a amar al bebe (aunque para Dios no hay nada imposible), pero explicándole terapéuticamente que matando al bebe no limpiaría la realidad de lo sucedido, pudiera ser que comience una leve aceptación. La idea es que un crimen no borraría otro crimen, y lo mas probable es que eventualmente un cargo de conciencia post-aborto pudiera aparecer con el tiempo. No por nada los autores del libro “aborto, solución o Problema”, tratan de prevenir a madres el abortar sus hijos. En el mismo libro emplean todo un capitulo con el titulo “El Precio Psicológico del Aborto” En realidad sacrificar al bebe seria un acto de revancha contra un inocente que no tiene la mas mínima culpa de haber sido engendrado.

1. Utilizando la técnica No Directiva, a Ana se le explicaría que dejando vivir al bebe estaría:
a. Cumpliendo el sexto mandamiento en Éxodo 20:13, que dice “No mataras”.
b. Dejaríamos que a su tiempo él tenga la oportunidad de conocer a Jesús, pues la Escritura dice “Dejad que los niños vengan a mi” Marcos 10:14.
c. Estaríamos cumpliendo el segundo mandamiento que dijo Jesús en Mateo 22:39 “Amaras a tu prójimo como a ti mismo”, aunque todavía el pequeño prójimo, esté en el vientre de su madre.
2. Por supuesto que si Ana está renuente a estas tres bíblicas razones, todavía existe la opción de:
a. Llevar al bebe a alumbramiento y luego pensar si se lo quiere dejar para ella.
b. Llevar al bebe a alumbramiento y luego darlo por adopción.
3. Como ultima instancia dejar que su bebe sea abortado explicándole las posibles complicaciones físicas y psicológicas que pueden llegar a ser un trauma para el resto de su vida.


¿DE QUIEN ES EL HIJO?

Esta pregunta es parte oficial del análisis en el caso de Ana, y trataremos de responderla como tal.
Primeramente la pregunta, expuesta de esta forma, asume que se sabe el sexo del bebe. Razón de esta declaración, simplemente porque la palabra “hijo” se encuentra en termino masculino y no femenino llamándola hija. Si fuese así, podemos considerar tres explicaciones razonables.
1. Se asumiría entonces, que Ana llevó a termino el alumbramiento de su bebe, y ya se sabe perfectamente que es hijo, es decir varón. A estas alturas el caso aparentemente ha sido felizmente semi-resuelto, ya que Ana no terminó abortando al bebe.
2. De otro modo, saber que es hijo y no hija pudiera ser solamente por un análisis medico de ultra-sonido. Esto también daría esperanzas ya que para un sondeo como estos, el bebe tiene que estar suficientemente avanzado como para reconocer, su sexo.
3. Ahora, si la intención de la pregunta es usar el termino “hijo” de forma genérica, entonces la pregunta esta mal hecha y pudiéramos argumentar que falla de propósitos serios.

Antes de entretener alguna posibilidad de lograr saber quien es el padre del bebe, tenemos que aceptar que no teniendo las pertinentes pruebas medicas del DNA, el asunto de saber a ciencia cierta es cosa muy remota. Habiendo sido tres individuos, los que violaron a Ana, el poder responder de quien es el hijo es asunto plenamente biológico y no psicológico, ni de consejería Cristiana. Un intento de identidad paternal sin entretener ni envolver especulaciones sería aun menos factible. Sin embargo, con la ayuda y añadidura de posibles circunstancias, nos pudiéramos atrever a describir el supuesto padre del bebe.

CONCLUSIÓN Y DEDUCCION:
El padre es el que verdaderamente logro eyacular.

En un caso de violación múltiple como el que sufrió Ana, existen muchos factores que detendría la plena excitación que permitiría la eyaculación de semen de los individuos violadores. Uno de estos factores es la burla que se esta viviendo como grupo. El placer no está en la culminación sexual, sino en el estrago y daño que se esta realizando en el momento. En muchos casos no hay erección y no pasa mas allá de un grotesco y malvado abuso de entretención sexual, pero sin pasión. Aunque todos tomen turno en el asalto, el propósito del individuo no es el clímax, ni el orgasmo, sino mas bien gozar del extravió y la maldad que hacen. Finalmente, si hubo alguno de ellos que logró una erección, un clímax y una eyaculación considerada, en medio de la presión, la tensión, la conmoción, el apuro y las condiciones adversas, este pudiera ser el padre.

BIBLIOGRAFÍA


Grau J. Aborto ¿Solución o Problema?; Barcelona: Ediciones Evangélicas Europeas. 1979

Collins, Gary R. Family Shock; Wheaton, Illinois: Tyndale. 1995

Hoff, Paul. El Pastor Como Consejero; Miami, Florida:Vida, 1981

Stamateas, Bernardo. Aconsejamiento Pastoral; Barcelona: Clie, 1995

No hay comentarios:

Publicar un comentario